Simbolos, Tattoos, nada es lo que parece aparentemente

Simbolos, Tattoos, nada es lo que parece aparentemente

, 6 de noviembre de 2015

Foto: Anja Cadlek. Modelo: Cleo Wattenström.  Un Tattoo suele ser una decisión  importante, no es gratuito (no me refiero al precio, eso es evidente). ¿Qué nos pasa por la cabeza cuando tomamos la decisión de hacernos un tatuaje?.

Hace referencia a algo que nos motiva, a algo en lo que creemos, hace referencia a una tradición colectiva arraigada y que se pierde en la oscuridad de los remotos tiempos pasados y que se da en muchas culturas de todo el mundo, repartidas en diferentes épocas y momentos históricos.

El hacerse tatuajes se pierde en el tiempo, en los miles de años que nos separan de nuestros primitivos ancestros, que ya recurrieron a esta noble manifestación de arte sobre la desnuda piel. Su razón de ser suele ser muy personal. Ha dejado de ser propiciatorio e  invocatorio, ha perdido su supuesto poder mágico de los tiempos  más primitivos y arcaicos.¿Estamos seguros de ello?. Desde luego el llevar un Tattoo no va a hacer mágicamente que atraigamos a las chicas o chicos de nuestros sueños como si fueran piezas de caza de las cuales nos hemos apropiado y tenemos a nuestra disposición de forma sumisa.

Llevar Tattoos es como si fueran la mejor prenda de nuestro armario. Vestirlos es algo que nos infunde mayor confianza y carácter. Trasmitimos un mensaje con fuerza; el que exactamente  deseamos que se vea, como si hubiéramos encontrado esa cazadora o ese jersey en la franquicia oportuna tal y como lo habíamos imaginado. Es un símbolo, un símbolo que denota y muestra toda una declaración de intenciones de nuestra personalidad e identidad, con él nos adscribimos a algo con reminiscencias culturales normalmente plasmadas en alguna de las múltiples tribus urbanas a las que nos adherimos compartiendo ideales grupales, como una reencarnación totémica actual de las antiguas tribus primitivas. Algo que nos dota emocionalmente y de forma autoinducida de un poder ¿mágico?. Algo así, nos refuerza en nuestras creencias, nos refuerza en nuestra identidad, posiblemente en la asunción de una nueva identidad. Deseando que así sea.

pentavox-cleo-wattenstromSon símbolos que hacen sentirnos más cómodos detrás de ellos, bien visibles o mostrados sutilmente o en la intimidad. Denota ganas de expresarse por la persona que lo lleva, un lienzo de las inquietudes, un libro abierto de los anhelos y deseos, poniendo toda la voluntad y la intención en él. Puede estar de forma aislada en algún lugar de nuestra anatomía o formar parte un collage  que resume sucintamente parte de nosotros mismos y nuestras vivencias de una forma caóticamente agregada,. A veces una crónica de nuestras obsesiones. Anhelamos modificar nuestra visión de nosotros mismos y esperando modificar la de los demás sobre nosotros. Sentimos que nuestra vinculación con él, con lo que representa, va a ser algo permanente porque esa muestra sintética, sucinta, fragmentada o esquematizada en el que pretendemos resumir aspectos de nuestra personalidad en un momento dado del tiempo donde creemos que tenemos fijas las creencias, convertidas en principios, en sentimientos firmes e inamovibles en un claro acto de fé. Pura espiritualidad simbólica, esta es su magia que conecta con la de nuestros ancestros; un afán propiciatorio que llega a alterar nuestra voluntad reforzándola. Incluso alteramos la forma de vernos de los demás. Por tanto algo de propiciatorio tiene, ¿no creéis?.

Las razones por las que tomamos la decisión de ponernos un tatuaje son insondables, y son cientos de razones y variables sentimentales  y emocionales . Necesidades profundas o simples razones de diversión. Diversas razones, muy serias, tristes y hasta desgarradoras, amables o alegres y llenas de esperanza. Con menos carga emotiva, más  simples, espontáneas o socarronas y puramente humorística o hedonistas. Desde ese punto más simbólico o con una mayor carga de expresión puramente artística. Pensamientos profundos muy personales, difícilmente interpretables sin contextos o hasta valores universales e ideas mantra sencillas que todo el mundo comprende al instante. Ideales personales o compartidos por todos. Ideales con los que pretendemos integrarnos o apartarnos de lo habitual.

Ahora hablemos de la manera de expresar esa variedad enorme de combinaciones y de conjunto de razones, de plasmarlas física y gráficamente, que es la naturaleza que define a los Tatoos. La forma de esta necesidad ancestral, primitiva, visceral e instintiva. Obviamente la variedad y posibilidades de combinación son infinitas, no se trata de hacer un resumen.

Al final es un tipo de lenguaje donde las convenciones se acaban imponiendo. Un excelente trabajo artesanal dónde encontramos cientos de profesionales de una calidad contrastada que dominan cada rincón del peculiar soporte que les sirve de lienzo para demostrar sus cualidades. Verdaderos maestros que remarcan su personalidad como sujetos creativos con evidentes cualidades artísticas  Capaces de interpretar y hacer realidad cualquier deseo de representación, sea esta figurativa o abstracta. Es un Arte noble que puede llegar a unos niveles de virtuosismo sublimes. El dominio de las composiciones de las gradaciones tonales para la construcción de volúmenes y la profundidad, creando esa tercera dimensión que nos lleva a una cuarta al dotarle de vida en caso de que sea figurativa,

Desde las series geométricas más clásicas, las caligrafías más exóticas: árabe, china y hasta tailandesa, pasando por los juegos formales de esos tribales tan juguetones o hasta los retratos y escenas narrativas más complejas. Desde la inspiración japonesa, hasta la inspiración renacentista.

Acordaos también, que este fin de semana en Vigo tenemos el Vigo Tattoo Convention, del que hablamos en esta entrada en Pentavox.net

 

AÑADIR COMENTARIO