La unión H&M + Balmain. Matrimonio de conveniencia bien avenido

La unión H&M + Balmain. Matrimonio de conveniencia bien avenido

, 11 de noviembre de 2015

¿Haute Couture exclusiva en alianza circunstancial con una retail de venta masiva de ropa?, ¿es una broma?, cuando menos parece antinatural ¿no?. Pues no tiene mucha lógica… O sí! Lo más importante aquí es jugar con el deseo, sí. Con las ganas que tiene la gente de disfrutar de la exclusividad de algo único. De diferenciarse claramente de los demás. De mostrar que uno tiene más gusto y sofisticación que el resto de la masa. A través de algo supuestamente inalcanzable para la mayoría. Todo ello a un precio alcanzable, paradójicamente. No asequible, y aún menos barato, no, no es eso, pero es posible con un pequeño sacrificio económico. Se consigue una prenda que de otra forma no se podría pagar para la inmensa mayoría de los mortales. Ropa digna de los dioses del poder adquisitivo a precio relativamente alcanzable, esa es la idea. Encima con una tirada limitada que tiene como resultado la preservación de esa exclusividad buscada, anhelada y deseada por muchos.

Tantos deseaban esas prendas, esa colección cápsula de tirada muy limitada que las tiendas de H&M donde se presentó esa efímera colección «on off» realizada por la sofisticada y prestigiosa firma de Alta Costura Balmain se agotó en un tiempo récord. Lo más llamativo no fue eso, sino que concentro a centenares de personas dispuestos a hacer lo que fuese necesario para conseguir la pieza. Saturaron el espacio físico de las tiendas elegidas de una manera increíble. Hubo empujones, codazos, una imagen de estampida que obligó a actuar a la autoridad pública. En todos los periódicos y publicaciones especializadas en Moda, Economía o Finanzas  no dejaron de aparecer fotos de vigilias previas como si fuera un concierto Justin Bieber o One Direction y con grandes y apoteósicas colas cuando abrieron los establecimientos puntualmente a las 10.00 am como cada mañana. En ciudades elegidas y privilegiadas en España, donde desgraciadamente no había ninguna gallega, donde hay presencia física de una tienda del gigante sueco. En definitiva, toda una fiesta donde se llevó a cabo un control de los compradores en este peculiar y acercamiento del gran lujo al gran público. Veinte clientes por turno y una prenda por cliente para mantener un orden o directamente el orden. Sólo había que ver los aledaños de las calles periféricas a los establecimientos afortunados, para ver el apoteósico éxito de la iniciativa de la cadena sueca y y el tradicional atelier francés. Gente esperando desde el día anterior y gente venida de otras ciudades a ver si podía hacerse con alguna presa. Sin duda un gran momento de pura locura consumista desatada.

Aquí el marketing y la publicidad bien orquestada lo ha sido todo para mantener las expectativas y el entusiasmo de los que somos aduladores de la moda, siempre atentos a ideas tan llamativas como esta, que nos hace movilizarnos inmediatamente como si no hubiera un mañana. Sí, es evidente que la palabra clave es deseo. Los departamentos de marketing juegan con este sentimiento, excitándolo constantemente hasta altos grados de delirio como en este caso, nada menos que la carnaza de una de las más admiradas casas de moda francesa con un aura de abolengo y tradición. Ese es el reclamo que ha interesado al gigante H&M. La repercusión de la iniciativa ha sido viral, no es la primera vez que lo hacen, lo de colaborar con firmas más exclusivas y de lujo, no hace mucho lo hicieron con Karl Lagerfeld, Versace o Alexander Wang por ejemplo, pero los resultados en repercusión mediática y en éxito son cada vez mayores, desatando una verdadera locura enajenada y embriagada.

¿Y que saca Balmain de todo esto?. La firma dirigida por el diseñador y director creativo Olivier Rousteing, consigue darse a conocer entre el gran público, difundir su emblemática firma entre el gran público ávido de poseer lo que parecía un sueño. Aparecer en todos los tabloides posibles y ser centro de comentarios en Facebook, Twitter etc… Tener visibilidad clara dentro de la fuerte competencia en la industria del lujo donde es cada vez más difícil no ya diferenciarse sino ser rompedor y audaz. Sólo rompiendo barreras y siendo transgresor se consigue este objetivo. Por muy efímero en el tiempo que pueda parecer se consigue el objetivo de impacto, de sorpresa y ,por supuesto, se acerca a la gente. Gente que ya admira al tradicional atelier. Admirado como ese dulce inalcanzable y que ahora muchos verán su trabajo en un espacio tan «vulgar» y cotidiano como un centro comercial y no en showroom superexclusivo para grandes clientes y magnates.

Por último nos queda analizar la colección que llena tanto de orgullo a Roustering. Es una colección que no dejará indiferente a nadie entre los mortales y que sólo puede despertar sentimientos positivos. No decepciona desde este presupuesto. Se trata de una colección con una profusión increíble de líneas en las prendas y accesorios cuyos precios se mueven entre los 30 euros y los 500 de la estrella de la colección;  un blazer con aplicaciones y perlas que ha supuesto una verdadera sensación en las redes sociales ya sólo él. Su acabado es exhuberante y barroco con tonos y brillos fuertes, la influencia es claramente Ochentera, de eso no hay ninguna duda. De lo que tampoco hay duda es que se ha conseguido un acabado visual muy llamativo y potente marcando una clara diferenciación del actual estilo Normcore de la compañía sueca que sólo últimamente estaba cambiando a partir de submarcas temáticas (Other Side, Coachella etc…) que iban un poco más allá de la sobriedad y austeridad que nos tenia acostumbrados H&M . Pues bien, la colección cápsula de Balmain supone una explosión de color y actitud a la habitual imagen  de la low-cost nórdica. Ante la estética superestilizada, Balmain nos trae unos conjuntos muy adaptable a distintos tipos de cuerpo de mujer, sin dejar de aparecer supersexy, pues incluye piezas como minifaldas de tamaño XS de tan mini que son. Conjuntos en definitiva muy sensuales y seductores, tan sugerentes, que atraen las miradas como verdaderos imanes, su appeal, funciona, funciona de verdad.

Por ponerle pegas, no dejan de ser reinterpretaciones y revivals en sus líneas maestras de indumentarias de colecciones pasadas de Balmain como se ha demostrado  en comparaciones de esta colección con otras del catálogo  reciente del atelier. Lo cual desvirtúa un poco el excelente trabajo visual ofertado.

Se ha conseguido que las prendas habituales de la sofisticada firma francesa, que normalmente superan los miles de euros, aparezcan y sean accesibles por precios menores de 500 euros con la mayoría de las prendas rondando los 200. Desde luego el esfuerzo de reducción de precios y de intentar llegar a la masa es encomiable. Esa accesibilidad  creo que ha sido conseguida de forma satisfactoria. La presencia de las prendas es muy creíble con respecto al prestigio de Balmain, y la calidad de los materiales no ofrece dudas.

Aparentan Haute Couture francesa 100%. Pero como adelanté, quizá el problema es de detalle, ciertos acabados, como algunos pespuntes y la colocación de cremalleras y otros pequeños accesorios adolecen denuncia a buenos remates a la altura de lo que se espera de una colección tan especial como esta. Desde luego tampoco es exigible el estándar de calidad habitual de Balmain, pero un mayor esmero en la presencia de las prendas no hubiera estado de más. Sin embargo no creo que la gente, esos afortunados poseedores de las prendas se sientan menos afortunados por ello y lo pasarán por alto.

Por último reseñar  que al ser una colección exclusiva de tirada limitada, será interesante ver los precios que se alcanzarán en la segura reventa de estas prendas en las diferentes plataformas de subastas online, que puede suponer pequeños beneficios para los afortunados. La tentación es muy fuerte como para que muchos no los resistan. Esa exclusividad es lo que hará que gente deseosa de ella, esté dispuesta a lo que sea por llevar algo único y original. Justamente el efecto deseado cuando se lleva un vestido o prenda de Alta Costura. Esta iniciativa está bien pensada, y dirigida para triunfar y que los consumidores se sientan satisfechos emulando a los sectores de mayor poder adquisitivo y satisfaciendo su afán elitista y de diferenciación.

AÑADIR COMENTARIO