Magostos: La religión ourensana.

Magostos: La religión ourensana.

, 11 de noviembre de 2015

En toda la costa gallega la costumbre de quemar cosas se celebra en San Juan. Sana costumbre por aquello de hacerlo en la playa sin peligro de incendios. En Ourense no; corres el riesgo de que venga el Seprona y te apague la fogata con un hidroavión. Por eso se inventó el Magosto, en otoño, con el monte mojado… y castañas.

Los magostos no son exclusivos de la provincia de Ourense, por supuesto, pero allí es donde alcanza su verdadera dimensión: Religión oficial. Para empezar el día 11 de noviembre es festivo sí o sí. En principio es el día del patrón de la ciudad…un santo francés que ni se acercó por estos lares, pero a quién le importa. Se le iba a poner Santa Castaña, pero el obispo dijo que no, que sonaba pornográfico, que mejor San Martiño que coincidía su festividad con el día del magosto. Así que el pueblo ourensano bajó la testuz y dijo: Como mande, señor obispo. Y luego hizo lo que le dio la gana, es decir, subir al monte con 3 kilos de carne por persona, varios chorizos y castañas y prenderle fuego a todo para luego comerlo con pan y vino y acabar con una botella de licor café por persona. Eso sí, se empieza a comer a las dos de la tarde, se para, se vuelve a empezar a las seis y ya se empata con la noche.

Esta sana costumbre termina pintarrajeándose la cara con los restos de la fogata y volviendo a casa en un estado lamentable. Un macrobotellón pero con fuego y permiso de la autoridad. Los profesionales ya se llevan grifos y barriles de cerveza, barras, el salón comedor y las neveras al monte, así como el invento que revolucionó el magosto: El tambor de lavadora usado para asar castañas.

Como la religión está muy bien para la gente, desde luego el Concello (realmente todos los concellos provinciales) se apuntan a la comunión. Así que como cada año celebran un magosto popular en el centro de la ciudad: Una hoguera, charangas, conciertos, exaltación de la castaña y para la gente un trozo de pan, un chorizo y castañas al módico precio de un euro. De paso hay concierto de un grupo de rock, La Sombra, que tocará en la Plaza de San Martiño.

Pues eso…que las fiestas populares dan para mucho. Personalmente me gustan las castañas. Realmente me gustan las cosas rellenas de castañas…como por ejemplo un jabalí.

 

Un Comentariospor ahora:

  1. Harock1980 Harock1980 dice:

    Que risas!!, buenísimo el artículo, muy fan del humor absurdo y el surrealismo!!

AÑADIR COMENTARIO