Cuando los videojuegos son arte: Ori and the Blind Forest

Cuando los videojuegos son arte: Ori and the Blind Forest

, 5 de diciembre de 2015

De vez en cuando, en nuestro mundo “videojueguil” aparecen joyas por las que podemos decir orgullosos que claramente los videojuegos son arte. Tenemos grandes ejemplos tanto de grandes productoras como indies: Shadow of the Colossus, ICO, Journey, Brothers, Black light…

Y hoy os voy a hablar de la ultima que ha aparecido en el firmamento: Ori and the Blind Forest.

Este videojuego de plataformas destila cariño y buen hacer por parte de Moon Studios, sus responsables, que nos presentan un regalo para los sentidos con sus gráficos 2D pintados a mano al estilo de OddWorld (¿os acordáis de aquellos personajes y fondos a varios niveles ultradetallados que incluso tenían movimiento de enemigos?, pues ahí le habéis dado).Cuando-los-videojuegos-son-arte-1

Con un dibujo y fluidez de animaciones, que recuerda ampliamente a las películas de Shinji Mikami o a la serie flash Brackenwood, es un autentico placer ver a Ori (nuestro pequeño espíritu de luz) saltando y corriendo acompañado de Sein (un hada del bosque que nos ayudara dándonos habilidades sin ser tan pesada como Navi o Fay); pero no solo queda en los personajes principales si no en todos los personajes que nos encontramos, tanto los buenos como Naru (la madre adoptiva de Ori y que recuerda a una mezcla entrañable de Totoro y un Snorlax) como los enemigos con un diseño basado en luces y contrastes de sombras que recuerdan a los de Kingdom Hearts y Heart of Darkness (uno de los últimos plataformas clásicos junto a OddWorld). Antes también hable de los fondos, y es que son auténticos tapices llenos de vida y lo que más sorprende es su diseño integrado en el diseño de niveles, pues conforme avance la aventura te darás cuenta que te internas en ellos, y que lo que antes era el fondo ahora es el nivel por el cual corres. Diseño y arte que se extiende a todos los elementos del juego como puede ser el propio mapa del juego, tu árbol de habilidades, los menús o un HUI minimalista con un dibujo a la vez exquisito y detallado.

Todo esto acompañado con una banda sonora preciosa, de las mejores que he oído, compuesta por Gareth Coker (compositor también de INMOMENTUM y la saga Primal Carnage) y un apartado sonoro cuidado al más mínimo detalle y que da un gran ambiente dependiendo del contexto en el que se desarrolle la acción; ya que según en la parte del bosque en la que nos encontremos, la música y sonidos ambientales cambian (como curiosidad sabed que los sonidos ambientales se han diseñado buscando crear escalas de armónicos con las melodías de cada zona para no perturbar ese ambiente de paz y fantasía, y porque no decirlo, melancolía). También cabe destacar el trabajo de voces, pues aunque es un idioma inventado inspirado en los sonidos del bosque, no te puedes dejar de maravillar de la voz en off del Espíritu del Bosque (que encajaría a la perfección con el abuelo de Bárbol) como las voces de Ori, Sein, los enemigos o no tan enemigos (pues también hay criaturas neutrales) que iremos encontrando.

Además, es un gran desafío con mecánicas de juego propias como el crear tus propios puntos de salvado con la luz que vas recogiendo y tu árbol de habilidades en tres ramas para ayudar a nuestro pequeño Ori. Con una historia simple, emotiva y fantástica basada en guiones como El rey León y el Gigante de Hierro que hará que te emociones desde el minuto uno encariñándote del pequeño espíritu de luz protagonista (al igual que en Brothers) recordando para siempre este juego con sus momentos de tristeza, amistad y sacrificio.

Cosas todas ellas que han hecho que este estudio indie desperdigado por el mundo (ya que no tienen sede central) haya llamado la atención del gigante Microsoft y le hayan dado todo su apoyo como en el pasado hizo con Bungie. Espero con expectación cual será la siguiente creación de estos artesanos del videojuego.

Os dejo más abajo con la banda sonora para que la disfrutéis.
.

5 Comentariospor ahora:

  1. Nacho Fraga dice:

    Tiene una gran factura, sin duda. Entrañable y muy poético, pero de ahí a ser una obra de arte, aunque sublime la definición clara y precisa…. Opinable jeje, como la mía, es solo eso…

    • Ya en mi biblioteca!! Ahora tiempo para jugar

    • Daenmir Daenmir dice:

      Muchas gracias Nacho, perdona que tardase tanto en contestar tu mensaje, demasiado lío con el fin de año y las navidades jeje. La verdad es que a mí si me pareció una obra de arte por el mimo y el buen hacer que destila, además de que el contar con una banda sonora realizada con una orquesta en vez de bancos de muestras y cuidando tantos detalles que muchas veces los triples A no tienen ni en cuenta. Pero ya se sabe, es una opinión y cada uno tiene la suya. Muchas gracias de nuevo por el comentario 😉

  2. […] costados con unas animaciones y dibujos hechos a mano y frame a frame (al igual que el ya comentado Ori and the Blind Forest), que ya despiden una gran fluidez a pesar de estar en una etapa muy temprana de su desarrollo y […]

AÑADIR COMENTARIO