La dulce Taylor a puñetazos en buena compañía (Videoclip del año MTV Awards)

La dulce Taylor a puñetazos en buena compañía (Videoclip del año MTV Awards)

, 6 de diciembre de 2015

No os vendemos la canción, eso ya es otra historia. Venimos a hacer una mirada a la estética, el vestuario, el cruce de miradas entre las tops que se dan cita en esta producción. Porque tanta chicha estilística no podíamos dejarla pasar por alto en moda y tendencias. El desfile de modelos más bestia de los últimos años.

¿Dulce?,¿sí?, esto es una declaración de intenciones de la «novia de América», la dulce y mediática Taylor Swift, la niña tiene carácter, ¡vaya si lo tiene!. Modosita era sólo una de las múltiples caras. Esta es su respuesta a los «malos rollos» con Katy Perry. Al parecer se han enfadado entre ellas según los cotilleos, pero por razones estrictamente profesionales, nada de ligues o novios birlados ni nada de eso, pero bueno, esa es otra historia…
Estoy hablando de ese puñetazo en la mesa que ha supuesto la presentación y estreno viral de esa maravilla de vídeo clip llamado de Bad Blood sacado de su exitoso y último álbum titulado 1989. Y que en su ambigua letra la cantante de los preciosos ojos azules se ha visto indirectamente aludida.
Este clip nos ha dejado anonadados y entusiasmados a más de uno. Es su intensidad, su fuerza que durante sus escasos minutos no te deja respirar y cuyo trepidante desarrollo trasmite toda la energía de la pura acción. Lo mejor del género de las peleas y los puñetazos, sintetizado de forma seductora y atrayente.

Premiado en los prestigiosos MTV Music Awards de este año, este alucinante videoclip es una sucesión continúa de pequeñas tomas de un dinamismo en su progresión muy inspirados. Rinde un velado culto al film noir francés y el expresionismo alemán de la UFA (los de los clásicos Nosferatu y Metrópolis) de los años treinta del siglo pasado. Se dejan ver casi literalmente, homenajes a diferentes escenas y películas ya legendarias por su personalidad y atractivo. En este oscuro Londres que se nos presenta como fondo de la trama donde discurren los acontecimientos. Empezamos con unas escenas propaganda de Matrix Reloaded de lucha muy coreografíada, puro ballet entre los contendientes y el mobiliario, para que ya empiecemos con la adrenalina a tope. Podemos  encontrarnos referencias a la Ciudad del Pecado más famosa, la Sin City de Frank Miller, llevada a la pantalla por Robert Rodriguez con Jessica Alba como protagonista (también presente en Bad Blood), en esos constantes contrastes de luces y sombras tan acusados en estricto B/N. Seguimos con el genial guiño a la fábula futurista de Luc Besson del Quinto Elemento; porque Taylor Swift se mimetiza con su más característico personaje: la adorable y seductora Leeloo y su original vestuario creado por el «enfant terrible» de la moda francesa Jean Paul Gaultier para este ya clásico de la Sci-Fi en el que la «rubia de América» utiliza una réplica casi exacta del famoso body de plástico, a base de bandas anchas perfectamente adherido a la anatomía de la preciosa «supermodel» Mila Jovovich (Sí, la de la serie de películas de Resident Evil) que da vida a nuestra ingenua y dulce protagonista en el original film francés. Toda una escena donde Taylor está tendida en una camilla con un conjunto esta vez de látex muy mini y muy fit en un precioso blanco nuclear brillante e intenso. Así, constantemente, podemos ver referencias a Kill Bill en entrenamientos entre supuestas superseductoras y poderosas agentes o a Tron en una carrera de motos con diseños que nos llevan a esos futuros virtuales soñando en un lejano y posiblemente utópico futuro inmediato. Guiños a Juegos del Hambre, inspiración en Divergente etc… Pero sí, la referencia más palpable es a la saga de 007 el superagente británico al servicio de su Majestad.

bad-blood-pentavox

Imagen icónica de las protagonistas

Dirigido por Joseph Kahn el por otra parte director de los más enérgicos vídeos de Britney, Womanizer y Toxic. Energía la que ha deplegado en este sensacional videoclip que transcurre en una oscura atmósfera donde opera una sofisticada organización de lucha contra el mal al más puro estilo de los cómics de héroes contra villanos, En un entorno inquietamente misterioso tan melancólico como la Gotham City de Batman  o la Nueva York de gran depresión de 1929. Una visión tan pesimista de la sociedad en peligro constante, que no deja indiferente al espectador.

La agencia se nos presenta al más puro estilo del Mi6 Británico. Está constituida en su plantilla por sofisticadas y supersexys chicas que se dedican supuestamente a luchar contra el mal, personificado en supervillanas, también con ese estilo tan glamouroso y seductor. Todas se caracterizan por tener unas destrezas sobrenaturales en una organización donde la tecnología utilizada es casi un sueño de los científicos y los escritores de ciencia ficción de hoy en día. Tecnología que es necesaria para operar en un mundo donde la traición y la rotura traumática de la armonía y la convivencia está a la orden del día. Traición que se relaciona bien con esa traición de una amistad que es el tema de la letra de este pegadizo track. Las escenas de lucha tan sofisticadas a base de sensuales coreografías de Artes marciales más acrobáticas que otra cosa en su mayoría con marcado sentido estético y sensual, te dejan pegado a tu reproductor. Sobre todo viendo a nuestra hasta ahora dulce Taylor demostrando una mala hostia fascinante y sorprendente por insospechada. Lo mismo podría decirse del repertorio de compañeras de reparto en este fabuloso homenaje, tan puramente manga! que es Bad Blood. ¡Menudo reparto de celebrities e influencers!, todas son top y referentes de la música, de la moda y del cine! y para más inri forman parte de la crew de amistades de la Swift y las ha reunido a todas. ¡Eso es influencia!, ¡eso es poder de mercado!, poder y referencias de nuestra sección de Tendencias. Es un santuario de nuestro altar de diosas a las que miramos y rogamos o rezamos buscando inspiración para tener personalidad y romper la monotonía de nuestras «miserables» vidas. Alabado sea este maravilloso Olimpo, amén.

Todas ellas con un nombre muy gráfico y descriptivo de sus poderes como en un autentico y tradicional cómic de héroes y villanos. Partiendo  con la «prota» principal, obviamente la propia Taylor Swift con el expresivo nombre de Catastrophe o siguiendo con la más mediática chica Disney, la también exitosa cantante Selena Gómez con  inquietante nombre de guerra de Arsyn como la villana, Tenemos a Lena Durham la conocidísima guionista de la serie Girls y famosa blogger como jefa de la organización etc…. Hasta mi adorada Cara (esto es personal, chic@s) no podía perderse esta fiesta con su sonoro, gráfico sobrenombre de guerra Mother Chucker. Eso es una Femme Fatale autentica. Aunque como vereis, lo que sobran son arquetipos de mujer poderosos y magnéticos para ambos sexos.

Cindy Crawford «HeadMistress»

La profusión de transparencias, ligueros y culottes es imparable a lo largo de toda la pieza. Cada curva del cuerpo está perfectamente radiografiado debajo del brillante y omnipresente látex, porque látex hay también, y mucho, es el material protagonista de estos estilismos tan «high tech» futuristas, que quedan como verdaderos guantes que abrazan, que envuelven los cuerpos de esta maravillosa colección de divas en las que la Humanidad ha puesto todita su confianza. Puro despliegue de alarde tecnológico que parece salido de una versión supererótica de los laboratorios textiles de Apple. No sé si triunfarán más por su agresividad y sus malas pulgas, o por su sofisticación. Es una verdadera fiesta de seducción hasta la pura mezcla sinestésica de la percepción de los sentidos, porque degustamos las texturas y el brillo de los colores. Es música para nuestra vista.

Por otra parte el maquillaje es intensamente oscuro; remarcando ese aire general de luchadoras gótico japonesas,  reforzando la presentación de esos bodies tan adaptables y fit que podrían haber salido de la mente y la fantasía de nuestro difunto y amado Alexander,  forma de la matemática mente de Iris Van Herpen y sus increibles diseños; verdaderas armaduras y estructuras biomórficas tridimensionales, que parecen hechos de pura osamenta configurando un auténtico esqueleto. De hecho Taylor lleva como accesorio unas botas de caña alta, diseño de la genial y visionaria creadora holandesa. Todo ello acompañado de unos peinados con mucho brillo y cortos al estilo Bob; con un acabado muy brillante y húmedo para los momentos del entrenamiento, o desordenado y con color intenso, sobre todo en rojizos para remarcar una expresión de fiereza en las escenas de verdadera acción. Un acabado en los entrenamientos muy de aseado luchador asiático y plasmado en unos estilizados y imponentes bodysuit que insinúan todo.

El look en cambio es más transgresor y neo punk en las escenas más trepidantes, para enfatizar esa agresividad y ese tono de rebeldia apocalíptica; para darle más potencia rockera o directamente heavy a las escenas. ¡Dan realmente miedo estas chicas!, absoluto despliegue de powergirl. Y no podían faltar las motos tipo Tron para que ese ambiente de otra esfera, sofisticado de ultra tecnología, quedara bien claro y motero. Y no lo olvido; los taconazos son de vértigo, Jimmy Choo o Christian Louboutin estarían más que satisfechos.

En definitiva, Bad Blood es una obra soberbia, que daría para una entrada y un artículo e incluso un tratado más amplio por las múltiples lecturas y perspectivas que permitiría. A mí me ha dejado anonadado, tiene ese ritmo e intensidad de un videojuego que te hace subir las pulsaciones. Te sorprende que se pueda alguien manejar de forma tan fluída en escasamente cuatro minutos, con un montaje de los planos tan fabuloso, intrépido y audaz. Una cantidad de información en el contenido en torno a guiños y referencias múltiples en tan poco espacio temporal, que no puedes quedarte más que con la boca abierta. Y esto no sería más que el principio. Tanto Kahn como la Swift se han salido con esta pequeña joya soberbia del show bussiness de la música comercial. No podéis pasar… Me dan igual vuestras inquietudes musicales.
.

 

AÑADIR COMENTARIO