¿Por qué no hay superhéroes calvos? Tenemos la respuesta

¿Por qué no hay superhéroes calvos? Tenemos la respuesta

, 9 de diciembre de 2015

En la historia de los cómics podemos encontrar cientos, no, miles de superhéroes. Los hay rubios, morenos, negros, asíaticos, nativos americanos… pero para encontrar uno calvo hay que sudar tinta. Analizamos el por qué de esta sorprendente tendencia.

Si nos fijamos en los héroes de los cómics, la mayoría siguen estereotipos bien definidos que acompañan a sus poderes. La chica marginada que se vuelve invisible, el chico furioso que se transforma en un monstruo verde, el chaval que pese a ser rico se envuelve en una coraza de hierro, el chico negro del barrio peligroso que empieza a defender a sus vecinos… Pero todos ellos comparten un rasgo físico en común; tienen pelo.

Incluso los super héroes que cuando se transforman se vuelven calvos, como La Cosa o El hombre de Hielo, cuando vuelven a ser humanos recuperan su flamante cuero cabelludo. para encontrar ejemplos de héroes calvos tenemos que recurrir al mítico ejemplo del Doctor Charles Xavier, que sí, es calvo como una bola de billar, y para colmo, tullido. Pero también su figura nace como una buena explicación a nuestra teoría de por qué no hay superhéroes calvos.

La cosa cambia cuando hablamos de super villanos: Kingpin, Mr Freeze, Silver Surfer, Lex Luthor, El hombre absorbente, Bane, Parasito, Kilowog, DarkSeid… Los malos son calvos, los hay a raudales, es la forma más fácil de adivinar quien va a ser el malo de turno; el que no tiene pelo tiene todas las papeletas.

Lex Luthor, el arquetipo de malo calvo

Para empezar a encontrar héroes calvos tenemos que ir a un tipo de cómic de super héroes más adulto, ya en otra onda menos comercial, donde tenemos ejemplos de grandes héroes como el Dr Manhattan de Watchmen o el maravilloso Spider Jerusalem de Transmetropolitan, aunque realmente no son cómics al uso ni tienen actualmente serie regular. El héroe calvo es una “rara avis” en el mundo del cómic.

Seguro que estás pensando que no hay héroes de cómic calvos porque los calvos no molan. Pues te equivocas, no es esa la razón. Los calvos molan mucho, hay arquetipos de mito erótico calvos en el mundo del cine y la televisión hasta decir basta. Ser calvo es sinónimo de hombría y sofisticación y aceptar la calvicie es una de las cosas más varoniles que puede hacer un hombre. Yo mismo soy calvo desde los 20 años; a mi mujer le “ponen” los calvos; le gustan Bruce Willis, Vin Diesel, Jason Statham, Michael Jordan… y yo. Así que ese no es el motivo.

El motivo de que no haya héroes calvos es la asociación. Me explico. La mayoría de nosotros cuando somos niños elegimos a nuestros superhéroes favoritos por el parecido que podemos encontrar en ellos con nosotros mismos. No es extraño que un chico rubio de pelo largo sea fan del Thor de Marvel, o que un chico flacucho de pelo castaño debore cómics de Spiderman. Por ese motivo Superman tiene también tantos detractores; es difícil identificarse con un tipo que lo hace todo bien.

El caso de los calvos es sencillo, no hay superhéroes calvos porque no hay niños calvos. Los cómics son para niños (al menos en su inicio y como público preferencial), siempre han sido durante todas estas décadas un tipo de lectura enfocada a los más pequeños, así que es normal que por norma no se creen superhéroes sin pelo, ya que no habría niños que se identificasen con ellos.

No es algo premeditado, ni mucho menos, ni tampoco un odio generalizado a los calvos, es simplemente una asociación de ideas básicas que se ha ido dando por supuesta durante los años sin ni siquiera pensar en ello. Esa es la razón por la cual el prototipo de Charles Xavier (el mentor de los hombres X de la patrulla X) se escapa del arquetipo, ya que más que un héroe es como el padre o el profesor de los héroes con los que los niños se identifican. Y al no tener pelo, marca esa barrera entre alumno y docente tan necesario para el devenir de la historia.

En los casos de cómics adultos la cosa se suaviza mucho más, encontrando a personajes maravillosos como el citado Spider Jerusalem (el héroe con el que yo me identifico), o la misma Tank Girl. Pasando por algunos más actuales como el Hughie de The Boys, Blade (en el cómic es calvo) o el misterioso Hitman (la versión americana hipervitaminada de Mortadelo).

AÑADIR COMENTARIO