El Puto Coke ha muerto (pero nos queda su música)

El Puto Coke ha muerto (pero nos queda su música)

, 28 de diciembre de 2015

Lo que iba a ser su nuevo disco se ha convertido en disco póstumo. El MC vigués, tras un desafortunado accidente con una aguja de pinchar y caer presa de una grave infección, nos abandona a los 36 años de edad. (DEP).

Se lo advirtieron de niño. Nada más nacer, su tía (meiga de profesión), que no fue invitada al bautismo, apareció al final de la ceremonia, cuando todos se hacían las fotos, con un semblante vengativo. Se dirigió al niño ante la mirada atónita de los familiares y pronunció unas palabras en gallego antiguo que casi nadie entendió en su momento. Se dirigió a los padres y les dijo: “Por haberos olvidado de mí, este niño estará maldito, y cuando esté en lo alto de su carrera, se pinchará con una aguja que le traerá… La Muerte. Muajajaja”

Coke, al que todos empezaron a llamar el Puto Coke por su maldición, fue vigilado con lupa desde muy pequeño y apartado totalmente de todo lo que pudiera llevar agujas: máquinas de coser, jeringuillas, alfileres… Hasta el punto que su familia decidió no vacunarle de nada (el miedo a las maldiciones en la familia de Coke era mucho mayor que el que pudieran tener a unas paperas).

Coke, que vivió toda su vida infantil apartado de los objetos punzantes, desarrolló un deseo oculto por poder pinchar en una mesa de mezclas con vinilos… y agujas, cosa que le fue negada desde siempre por la maldición. Con tal frustración en su interior, decidió que su única opción en la vida era acercarse al instrumento menos afilado del mundo; el micrófono, y dedicarse a escribir letras (por supuesto, con lápices de colores sin punta).

Pero el paso de los años nos vuelve confiados, nos hace olvidarnos de las viejas maldiciones. A la edad de 36 años, Coke estaba preparando su nuevo trabajo; el que iba a ser la culminación a toda una carrera de cantante y productor. Ultimando los detalles de uno de sus singles, y en vista de que nadie andaba por allí vigilando, decidió coger el master vinilo del tema y probar un poco de jockeying en la mesa.

Pero el destino no se había olvidado de El Puto Coke. Lo que parecía una segura aguja de cápsula para el tocadiscos se convirtió en la mayor de las amenazas. Un simple pinchacito, que Coke apenas pudo notar mientras trabajaba fue más que suficiente. Una extraña infección empezó a provocarle sudores fríos, parálisis y finalmente… la muerte. Y todo ello por no haber sido vacunado de niño, así de irónico es el destino y así funcionan realmente las maldiciones.

El cantante, fue hallado ayer por la mañana en su estudio privado, junto con la copia de la mezcla que dejó ese día para la humanidad. Un único trabajo póstumo en las mezclas. La obra de un genio que ha quedado grabada y se editará junto al resto de material de lo que será su disco póstumo. El último deseo de un MC, que pudo estar alejado de las agujas durante 36 años. En Pentavox.net lloraremos su pérdida y como homenaje final a este grandísimo artista os dejamos el tráiler homenaje que le han hecho sus pupilos de Likor Café Producciones:

7 Comentariospor ahora:

  1. MC Kain dice:

    Entré todo traumatizado, pero al leerlo enseguida te das cuenta de que es una broma. Muy cachondo todo el artículo!! Enhorabuena por la web, os sigo a diario.

  2. Marty McFly Marty McFly dice:

    Jojojo. Es como el cuento de la Bella Durmiente, pero este no despierta, deja un disco. Buenas risas. Feliz día de los inocentes. Marco, se te ve el plumero!!

  3. Mayda dice:

    Muy buena Marco

  4. Bueno, pues risas aseguradas para todos, como siempre. Estaba deseando que llegara el día de los inocentes. A ver si adivináis cuales son las de mentira (aparte de esta, si las hubiera…)

  5. Máximo dice:

    ¿El Coke éste existe o también es parte de la broma? Porque no lo conocen ni en su pueblo…

  6. No, en realidad no existe el Puto Coke, llevamos años trabajando el personaje, sacando discos de ficción, dando conciertos de mentira y produciendo discos de cartón. Y todo para poder hacer esta broma. Ya ves qué dedicación!!

AÑADIR COMENTARIO