Starwars: Battlefront. Fake del año.

Starwars: Battlefront. Fake del año.

, 10 de enero de 2016

Sostengo los mandos de mi X–Wing con nerviosismo. Dirijo toda la energía hacia los escudos delanteros mientras la cuadrilla que me acompaña me cubre las espaldas entre jaleos y gritos emocionados. El morro de mi nave llamada “Dulcinea” apunta hacia ese gigantesco destructor del Imperio. Hemos descubierto una brecha en sus defensas. Hacia allí me dirijo. El plan es lanzarse con todo hacia esa herida para en el último momento descargar todo mi arsenal sobre ella logrando así una importantísima victoria para nuestro grupo. Todo va sobre ruedas. Los cazas TIE caen como moscas a mí alrededor. Ya estoy cerca. Ahora focalizo toda la energía hacia mis cañones de protones. Una sola pasada bastará. La tensión se corta con cuchillo. Llega mi turno. El máster me pregunta.

  • ¿Qué haces?
  • Golpeo con todo.
  • Tira los dados apunta.
  • Lanzo los dados de seis caras. El tiempo se detiene.
  • Mis compinches gritan “¡Vamos!”.

Pifia. He pifiado. El máster sonríe. Los que antes me jaleaban se caen al suelo llorando de risa.

El máster me dice conteniendo la carcajada. “Aprietas el botón de disparo del mando cuando en ese preciso instante todo el sistema se viene abajo. Tu nave se dirige a la deriva hacia el destructor sin tiempo a que evites el desastre. Coge la goma y vete borrando la ficha”.

Así concluyó mi última peripecia como jugador de rol en el mundo de Star Wars. Con una “epic fail” que aún a día de hoy me recuerdan esos bastardos de mi grupo rolero.

No soy un fiel seguidor de la saga. No me considero un friki del tema tampoco pero reconozco que me gusta la sencilla trama. La lucha del Bien contra el Mal versión República vs Imperio. He jugado también a sus juegos de ordenador y alguno de tablero. He leído algún libro pero hasta ahí. Es decir, no soy un experto.

Puede que muchos conozcáis el programa de televisión “Top gear” en el que un grupo de hombres de 50 años de edad de media juegan como niños a los mandos de todo tipo de vehículos de motor.  Lo bueno y malo de los niños pequeños es su sinceridad. No se casan con nadie. Pues bien, en ese programa los presentadores alaban las bondades de los coches al igual que rajan de ellos. No importa si te llamas Bugati o Mercedes; si el coche no les gusta lo dicen, lo destripan sin piedad. Evidentemente es su opinión pero me reconforta comprobar que existe libertad de prensa al margen de los intereses del mercado.

Hace pocos días mis compañeros de Pentavox hicieron un “Top gear” de la última entrega cinematográfica de Disney con el universo Star Wars de trasfondo.  Resumen. Una mierda pinchada en un sable luz. Reconozco que vi la película. Me entretuvo. Me pareció eficaz. Otra cosa es que la considere una digna sucesión de la saga. Hombre, si la comparo con la infamia de la segunda trilogía, esa en la que lo único decente es Darth Maul, pues sí. Disney ha acertado pero tampoco lo tenían complicado. Bueno, no me extenderé con este tema porque para eso ya tenéis la entrada en Pentavox que analiza el film.

El verdadero motivo de estas palabras es desdecirme. El pasado 28 de diciembre os tomé un poco el pelo. Ahora que ya estaréis algunos abriendo los regalos de Reyes os diré que habéis sido víctimas de una broma pesada. El juego StarWars: Battlefront  es una tomadura de pelo cuyo precio oscila entre los 60 y 120 euros en función de vuestro nivel de ansiedad.

Me he pasado los últimos días leyendo revistas especializadas del sector de los videojuegos. En ellas se alaba esta gran obra maestra del entretenimiento por fascículos. Todas ponían de relieve la grandeza gráfica lograda, la jugabilidad…

Todas coincidían también en sus defectos. La ausencia de modo campaña, de mapas para el endiosado modo multijugador pero digamos que eso era apenas un grano de arena en ese oasis de “sexo oral” en el que se han instalado esos “artículos de opinión”. Es como ver el “Chiringuito de jugones”. Hay de todo menos objetividad.

Otra parte que analicé y que considero básica son las opiniones de cientos de jugadores que como yo picaron en el anzuelo. Por poner un ejemplo nada exagerado. De 100 opiniones solo encontré dos positivas siendo estas muy suaves. Es decir, a nadie con algo de sentido común le ha parecido que este juego se merezca que lo califiquen como “juegazo”.

No es una sensación. Es una realidad que este juego ha sido lanzado al mercado incompleto. Estamos ante un “Curso Ceac” por fascículos. Según los gurús de Electronic Arts el modo historia es eso, historia. No se merece un apartado específico. Entiendo que esto sea así porque la carencia de talento para escribir una buena historia es evidente. Podrían hablar con sus colegas de HBO que están que lo parten con la nueva temporada de “Juego de Tronos”. Seguro que alguna idea tienen.

Después el modo multijugador te lo sacan versión Zero. Con pocos mapas y artículos. ¡Mentira! Acaban de anunciar un DLC gratis. La batalla de Jakku. ¡Ah!, ya me quedo más tranquilo. Para quienes no lo sepan. Si pagas 120 euros tienes todo el material disponible que sigue siendo escaso. Me refiero a DLCs.

Independientemente de todo esto, a mí me gusta una buena historia de igual forma que me gusta una buena cerveza. Si quiero un shooter me pongo con el Call of duty. Si quiero una X – Wing me cojo los dados y quedo con mis amigos.  Este juego del que os hablo es una versión muy descafeinada de lo que podría haber sido.

El apartado gráfico y de sonido es soberbio. Aprovechan toda la tecnología actual pero hasta ahí lo positivo. No hay más opción que ir pagando para obtener esas capsulitas de diversión que aún así resultarán escasas.

Quitando el modo multijugador,  los demás modos de juego se terminan muy rápido. Ponle 10 – 20 minutos repitiendo siempre lo mismo. Protege esto o ataca aquello. Huyo de esos juegos donde te sientas una tarde y te levantas con el juego preparado para llevar de vuelta a la tienda a revender. Fall out 4  es un ejemplo de todo lo contrario. Trama, acción y gráficos van de la mano en un producto de gran nivel aunque tenga sus defectos. No soy tampoco de juegos online exclusivamente. No me gustan ese tipo de productos. Tal vez ese sea el problema. Que el futuro pase por olvidarnos de la profundidad de la historia, olvidarnos de los cuentos para centrarnos en los campos de batalla virtuales donde todo es adrenalina pura.

En definitiva. Una oportunidad desaprovechada para realizar una obra que marcase un antes y después. Será cosa de las prisas o de un cuidadoso marketing. Antes abrías una cajita con uno o varios discos con un juego completo. Ahora tienes que pagar varias veces por obtener casi el mismo producto. No se trata ya de ampliaciones exclusivamente sino de niveles adquisitivos.

Pagas 120 tienes todo. Pagas 60, tienes la mitad. Es como si te compraras un libro y solo tuvieras 200 hojas de las 400 de la historia completa. Ridículo ¿verdad? Pues así estamos. Me temo que esta moda ha venido para quedarse.

 

4 Comentariospor ahora:

  1. ¡ojo! 12 millones de copias el jueguico, que no dejar de ser un mod de Battlefield, al final la culpa la tenemos los consumidores?

  2. Miguel Ed dice:

    Como siempre…las cifras terminarán por justificar lo que han hecho. Somos nosotros los que estamos locos. Arre unicornio!

  3. Daenmir Daenmir dice:

    Blasfemo, ¿como se te ocurre ir contra la sabiduria de EA y la epicidad de la saga?

    Ahora en serio, una reseña cojonuda Miguel me ha encantado el principio rolero. Lo malo es que como dice Marco han picado 12 millones de jugadores y aun hay algunos que les parece la ostia.

    Os dejo un link que plasma a la perfección lo que me parece este juego y os hecheis unas risas.

  4. Miguel Ed dice:

    Muy bueno el video. Tal cual 🙂

AÑADIR COMENTARIO