El adiós de una leyenda. Ya sabes, voy a ser libre…(Bowie)

El adiós de una leyenda. Ya sabes, voy a ser libre…(Bowie)

, 11 de enero de 2016

Tenía 21 años cuando en una época en la que lo más moderno era el discman me recorría las calles de una ciudad del sur de Inglaterra en perfecta soledad. ¿Qué hacía allí? Perder el tiempo, pintar figuritas de plomo, padecer la “morriña” y visitar la tumba de un famoso escritor.

Con los cascos puestos me perdía por esas frías calles observando como valientes surferos cogían olas junto al muelle o “pier”, jóvenes en manga corta desafiaban al frío de noviembre mientras colgaban clase y hombres/mujeres de negocios almorzaban un sándwich como si de un bocadillo de calamares se tratase.

Como banda sonora en toda esa etapa me llevé toda la discografía de un artista que hoy mismo se nos fue. Si el 28 de diciembre Lemmy de los Motorhead ponía fin a esta broma llamada vida como decía Albert Camús, hoy 11 de enero se nos ha ido uno de los iconos que a mi particularmente más me han influido musicalmente. David Bowie. El camaleón. El duque blanco. Un genio que no tenía que reinventarse pues él en si mismo era la creatividad pura.

Recientemente en el 25 aniversario de La Iguana Club tuve el placer de tocar “Heroes” rodeado de amigos. Un momento único más ahora si cabe. Tenía el sueño, la esperanza de poder verlo en directo pero he llegado tarde.

Se ha ido como con ese toque irónico que en ocasiones la vida envuelve nuestros pasos. Hace pocos días se publicó el que por desgracia ha sido su último disco. Blackstar. Un legado casi profético. No me siento con la suficiente fuerza para hacer una reseña sobre este trabajo. Tampoco sería oportuno hacerlo en este momento. Tenía avanzadas algunas líneas sobre ello para sacarlo más adelante. Quedarán ahí hasta mejor ocasión.

En Blackstar Bowie se despide como sólo un grande podría hacerlo. “Ya sabes, voy a ser libre. Al igual que el pájaro azul”. Feliz de una vida llena de grandes momentos e himnos generacionales, rodeado de su familia. Nos deja su último regalo en forma de dos videos correspondientes a Blackstar. Son Lázarus y la canción homónima al disco en la que se despide de este suspiro que a todos se nos pasa menos rápido escuchando su música, mientras recorremos frías calles soñando con una vida que, cuando nos atrevemos a lanzarnos al agua, se nos escapa.

tumblr_nhuxa68O5x1qaetdco1_500

Se van, se agotan. Cada vez nuestros iconos van dejando un hueco vacío que nadie es capaz de llenar. Imposible diría yo pues la época que vivimos ha convertido el talento en un producto de consumo rápido. Recientemente, Bowie se quejaba de la falta de espacios para la música que se está viviendo en el Reino Unido. Locales de música en directo donde artistas como él dieron sus primeros pasos están cerrando. No hay lugar para la música en directo. Especulación inmobiliaria, presión social, etc. Imposible que surjan auténticos artistas fuera de los moldes que las productoras imponen. Imposible que la creatividad y la genialidad convivan en este escenario pero esto no es el momento para la denuncia.

Toca resignarse. Darle al play de ese “discman”. Disfrutar soñando que tal vez haya alguien en la torre de control esperando nuestro aterrizaje, felices como ese “pájaro azul”. Se puede liar una grande en el Valhalla, Cielo, Paraíso, Nirvana. Sin las SGAE presentes con Mercury, Bowie, Jim, Jeff, Lemmy entre otros pueden montar una buena allá arriba. Poned el sonido bien alto por favor.

Hoy por la mañana no he podido evitar que mis ojos se enrojecieran. Escribiendo este pequeño homenaje me he sentido tremendamente triste, un poco más de lo habitual en un mundo en el que faltan “heroes”, cada vez menos.

.

4 Comentariospor ahora:

  1. Daenmir Daenmir dice:

    Hasta siempre Maestro, esta noche voy a poner el vinilo de Space Oddity bien alto a ver si el Mayor Tom lo escucha.

  2. Nacho Fraga dice:

    Una referencia cultural a la que llegué tarde pero me queda todo un legado por explorar disfrutar y sobar toda una vida. Maravillosa y emotiva reseña Miguel. En Vigo es un día feo y horrible y hoy es un poco más oscuro por un vacio que se siente y suena en nuestras cabezas. Primero el gran Lou, luego Lemmy y ahora uno que duele especialmente. Siempre nos quedará su autónomo mundo mutante su Solaris particular ese mundo viviente para siempre, eterno

  3. Miguel dice:

    Me quede corto Nacho…pero gracias igualmente ?

  4. Mi primer encuentro con el señor Bowie fue viendo Feliz Navidad, Mr Lawrence con mi padre en casa. Creo que fue la primera película de temática adulta que realmente me hizo estar atento a la pantalla. Yo era demasiado pequeño quizá, pero a partir de ahí ya quise ver todas sus películas.

AÑADIR COMENTARIO