El Pistacho de Bowie (genio también en tendencias)

El Pistacho de Bowie (genio también en tendencias)

, 12 de enero de 2016

20 de Abril de 1992, estamos en el multitudinario concierto donde decenas de artista del mundo de la música, la crême de la crême rinden sentido homenaje en el viejo Wembley a Freddy Mercury, un genio creativo que había fallecido por VIH meses antes.

Hoy voy a rendir homenaje a otro genio imprescindible de la música que ahora estará en el Olimpo de esta macro industria a la misma altura que Mercury. Sí. hablo de David Bowie. Pero no voy a hablar de música sino de estilismo y Moda donde Bowie ha tenido mucho que decir; su audacia y su capacidad visionaria en el sentido estético y estilístico en su imagen  y en el desarrollo de una marca propia de si mismo es incuestionable y por supuesto envidiable.

Bowie ha tenido muchos grandes momentos de puestas en escena, con prendas e indumentarias audaces e inverosímiles casi constantemente. Cada promoción de un nuevo álbum era una obra completa que incluía la creación de un personaje y su indumentaria, su look físco. Una concepción artística que ha inspirado, inspira e inspirará a muchos, pero es inimitable y difícilmente igualable, no ya superable. Su legado de estilo es pues; inapelable.

Esa profusión estilística es tan enorme, prolija y variopinta que he decidido quedarme con un fragmento. Una sola secuencia de toda una vida dedicada a ser una referencia de la puesta en escena, de dejar sin respiración manipulando su imagen a través de la Moda.

Volviendo a ese memorable día, el Duque Blanco realiza un memorable cover del famoso Under Pressure de Queen en la que había colaborado en su creación en 1981. Junto a la también camaleónica Annie Lennox totalmente maquillada a lo Clown; aprendiendo del maestro. En ese momento aparece con un traje pistacho de sastre de corte estilizado Slim fit con una corbata fina estampada en verde tono parecido. Lo vi en directo en su momento. Me impactó: el corte era impecable y le sentaba perfecto a su fina y menuda figura. Un satén brillante muy difícil de defender y que luzca  de forma tan elegante y sofisticada. Sólo alguien acostumbrado al riego estético, a la mayor audacia estilistica que él desplegó como pionero en la vorágine creativa de los Setenta. El satén brillaba bajo los rayos de sol de la agradable y soleada tarde en ese Wembley abarrotado hasta la bandera como una joya esmeralda. Acorde con la extravagancia y la viveza colorista de los Ochenta desde luego contrastaba la finura de la factura tan impecable de ese maravilloso t con la amplitud de los vestuarios más vanguardistas en el corte de la famosa serie, en su momento conocida aquí como como Corrupción en Miami.

Desde luego no es y no será el estilismo más llamativo de los Alter Ego creados por David Bowie en su larga carrera musical, pero por eso mismo me llamó la atención. Una indumentaria clásica sutil y acertadamente transformada para darle ese toque de vanguardia inherente al personaje. Un traje coherente con la mentalidad de la década prodigiosa. Impecable con su tupé característico a lo New Romanticism que puso de moda Spandau Ballet en la década anterior a esa bella tarde de Abril y que Bowie no dudo en apuntarse, pero introduciendo su toque diferencial. Esa sobriedad que introduce, ese convencional jumpsuit se rompe con los brillos de ese verde pistacho. La elegancia de Bowie, esa transformación de su madurez más elegante es irrepetible.

Un amante de la Moda no puede ignorar el bagaje estilístico introducido por el genio del británico. No, no sólo en los estilismos más llamativos y conocidos, sino también en los aparentemente menos estridentes. Larga vida a la mirada bicolor.

 

 

 

 

2 Comentariospor ahora:

  1. Miguel dice:

    Dicen que el siglo XX ha terminado con él.

  2. Nacho Fraga dice:

    Como visionario no tiene rival. Su intuición es inigualable.

AÑADIR COMENTARIO