Talento y artesanía gallega en Juego de Tronos

Talento y artesanía gallega en Juego de Tronos

, 2 de febrero de 2016

Arantza Vilas es uno de esos talentos que pasan desapercibidos, que extrañamente no parece interesar a nadie, cuando ella forma parte de la trastienda de uno de los espectáculos  más llamativos, una serie exitosa del panorama audiovisual actual como Juego de Tronos. Es simplemente sorprendente. Una gallega internacional, que realiza una concienzuda y compleja actividad artesanal para hacer realidad los sueños y la fantasía de muchísima gente.

Convierte en realidad parte del vestuario de la 5ª temporada de la serie Juego de Tronos y eso es mucho. Una serie caracterizada por la riqueza de sus propuestas indumentarias además de por sus tramas, tan del gusto de muchos políticos actualmente. Vestir a los prestamistas de Bravos es su empeño y cometido. Los vestidos están perfectamente estudiados para el medio donde discurre esa trama; en este caso se busca una imagen de riqueza y eminentemente urbana. La inspiración medieval es evidente, pero recreados con mucha libertad e introduciendo detalles muy originales, con un acabado y decorativismo preciosista y suntuoso. Atractivo y sugerente, sin duda.

La tarea y especialidad de Arantza consiste en dar volúmenes y pátinas imposibles a las telas, para mostrar el paso del tiempo en la ropa. Un envejecimiento buscado así, para conseguir la adecuada ambientación y esa coherencia que el espectador espera encontrar al visualizar las escenas. Todo un departamento sólo para maltratar los tejidos, literalmente, y dar aspecto de usado a los acabados de esas telas. El realismo es una prioridad para la credibilidad de la serie, por mucho que sea un mundo autónomo y una fantasía que permite variadas licencias creativas.

A través de sus trabajos más personales en su estudio londinense, Pinaki Studio, dedicada a trabajos de sofisticados y lujosos diseños, se dio a conocer poco a poco en este peculiar tratamiento de los materiales.  Arantza Vilas, utiliza diversas técnicas  para conseguir este sorprendente y alucinante resultado. Es una verdadera  alquimista del diseño. Sus herramientas son  manuales, tradicionales y se inspiran en técnicas muy antiguas, sobre todo de origen japonés.

Como especialista en grabado que es, su trabajo es minucioso. Utiliza métodos de oxidación sobre hilos metalizados para conseguir esa apariencia, cocinando literalmente los tejidos a fuego lento, como si fuera una buena comida; modifica las tramas de los tejidos. El volumen, por otra parte, se consigue con moldes creados y fabricados por ella y su equipo para generar formas tridimensionales en las prendas a través de plisados sorprendentes. El resultado da unos tonos y unas texturas sugerentes, en unos vestido con unos acabados muy bien armados y construídos, que quedan perfectamente integradas en la trama completándola y dándole toda la credibilidad, situándola a un nivel de belleza que va más allá de lo que aparece en la pantalla.

Se trata de crear algo que hable por sí solo, a través de verdaderas piezas de arquitectura textil. El resultado es una explosión vibrante y decorativa de las diferentes escenas en las que sale su obra. Están teniendo tanto éxito estos diseños, que los directores creativos de Juego de Tronos se están planteando lanzar una colección basada en el variado vestuario de la serie. Muestra el buen trabajo realizado por  Arantza Vilas.

AÑADIR COMENTARIO