Expediente X. Mulder y Scully de nuevo a la carretera.

Expediente X. Mulder y Scully de nuevo a la carretera.

, 6 de febrero de 2016

Los camaradas de mi generación recordarán seguramente este emblema. “La verdad está ahí fuera”. Icono para muchos, Expediente X no llega al nivel de Twin Peaks, ya que sus caminos discurren por sendas diferentes. Hablamos de un periodo comprendido entre 1993 y 2002.

Descartada la comparación (ya casi podía escuchar los machetazos en la puerta de casa) Expediente X mezclaba la intriga de una trama en la que nuestros amados Fox Mulder y Scully se veían envueltos personalmente con las más diversas teorías conspiranóicas reinantes por aquella época y aún en la actualidad también. A eso añade historias de espíritus, brujería, ovnis, civilizaciones perdidas y gualá. Serie de culto.

Bien rodada, buenos exteriores que ayudaban a crear una atmósfera policíaca (olvidaos de paseos al sol con un helado en la mano) y unos personajes bien definidos con la nota de calidad a cargo de “el fumador” la serie estuvo durante 9 temporadas siendo cita obligada con la caja tonta. De lo poco que se salvaba en aquellos tiempos donde la oferta televisiva era un producto de lujo.

Conozco a algunas personas a las que Expediente X les resultaba más simple que dar una patada a una pelota.

Conozco a algunas personas que como a mí, nos encantaba tanto como Twin Peaks, como Norte y Sur. Cuestión de gustos ya sabéis.

Resulta que ahora se han decido a sacar la temporada número 10. Llevan ya tres capítulos y mi valoración es templada echando el freno de mano en mis dedos, para no empezar a despotricar de más.

Recuperamos toda la escenografía de las temporadas anteriores. Mismos personajes prácticamente. Todo pinta bien en apariencia. Scully sigue tan cautivadora como siempre, Mulder rezuma ese aire autodestructivo, obsesivo y desvalido por momentos que te hace querer darle una colleja para que espabile, (con cariño, ojo). Clichés aparte muy bien explotados por parte de los productores con los que podríamos ensañarnos, los primeros dos capítulos sirven para retomar la historia años después de los acontecimientos ocurridos en la última temporada. Separación de Mulder y Scully, cierre de los expedientes x, etc.
.

Un poco forzado todo se pone en marcha de nuevo. Casi sin tiempo a que los antiguos seguidores de la saga como los nuevos hagamos una imagen mental de lo que está pasando, nos meten el calote del tercer capítulo justo para matarnos. A los que como yo seguíamos la serie deciros que parece que los guionistas en este capítulo se han tomado unos carajillos. En un afán de autoparodiarse parece más un sueño vivido por la imaginativa mente de Mulder que realmente un caso oficial del FBI. Si al final de la serie saliera “el fumador” diciéndonos que todo había sido una coña o un sueño como Los Serrano entonces, sólo entonces, me habrían salido las cuentas de Fran Perea en su canción protesta contra las matemáticas.

Pero no. La parodia que hacen (espero que intencionadamente) me parece que va a provocar que aquellos que se introducen por vez primera en los expedientes x decidan echar el candado al archivo y no volver más a saber de ellos. A los que tienen fe en que la verdad sigue estando ahí fuera como yo, le daremos una nueva oportunidad con el cuarto capítulo. O cambia mucho el enfoque o directamente me paso al ganchillo.

AÑADIR COMENTARIO