The Last Kingdom. El hermano pequeño de la serie Vikings.

The Last Kingdom. El hermano pequeño de la serie Vikings.

, 7 de febrero de 2016

¡Arriba las jarras! Los zancos aceitosos de pollo vuelan por el aire sin alas. Los perros de caza se pelean por los huesos mientras unos barbudos embutidos en sus cotas de malla compiten por el eructo más atronador. El posadero no da abasto. Estos nórdicos tienen una paciencia muy limitada. En el exterior la lluvia golpea con fuerza las contras de madera. Mañana espera otra larga jornada de marcha.

Nos encontramos en el siglo VIII en un momento donde no existía la actual Gran Bretaña sino reinos independientes con reyes que gobernaban con el poder de la Iglesia como estandarte persiguiendo los cultos paganos con voracidad.
En este contexto, los vikingos se hacen dueños de prácticamente todo el territorio a excepción del Reino de Wessex.

El apuesto protagonista se llama Uthred. Un joven esclavo sajón de noble linaje que desde pequeño vivió al servicio de un caudillo vikingo.

En un sinfín de giros del destino, Uthred pasa de ser uno más de la cuadrilla nórdica, respetado y tratado con honores, a un fugitivo perseguido por todos, paganos, asesinos a sueldo, la Iglesia, sajones, Hacienda… Comienza así una carrera para lograr recuperar su linaje perdido para lo que tendrá que… bueno, miradlo vosotros mismos. No voy a cargarme la serie.

La verdad es que aparentemente la serie parecía una más donde enormes masas de músculos se dedican a tronchar rodillas y cabezas. Una serie más de torsos desnudos sacados de un anuncio de Dolce & Gabanna en la que la caries y la falta de depilación láser es inexistente. Pues nada más lejos de la verdad.

Nada de sangre sulfatada por la “chorrimanguera”, nada de cuerpos versión Espartacus.
Rodada con un rigor histórico convincente apenas hay momentos para las estridencias holywoodienses, muy aseada en cuanto a la carga bélica se emplea en los momentos adecuados. Brillan los diálogos y el desparpajo de nuestro protagonista, un bocazas sin remedio al que le pillas cariño. Menos mal que no sale el señor Martin de extra. Rodarían demasiadas cabezas. Sería una pena. Los actores dan la talla.

La fotografía en la que destacan los grandes paisajes contribuye a introducirte en un mundo de oscuridad y brutalidad. Las tramas políticas están presentes en esta serie aunque con una ligereza que se agradece. Nada de grandes giros copernicanos. Aquí las cosas se arreglan por las malas y punto. Con todo ello se permite que la trama discurra con agilidad. Te engancha aunque seas más bruto que Mike Tyson. Te engancha aunque seas fan de Harry Potter. Una serie diferente en lo aparente. Muy recomendada.

Me olvidaba. Está basada en la novela histórica “Historia de un sajón” de Bernard Cornwell un reconocido escritor de este tipo de obras. Además  está producida por la BBC y los responsables de series como “Downton Abbey”.

No es “Juego de Tronos” ni tampoco es Vikingos. Aunque si no te gusta el caldo, aquí tenemos dos Ragnars; Ragnar Ragnarson y el pequeño Ragnar (y no es coña). Habrá más temporadas, pero como temporada única funciona y tiene un magnífico final.

Puntuación: 8

AÑADIR COMENTARIO