Ash vs Evil Dead, reseña 1era temporada. El retorno del mal.

Ash vs Evil Dead, reseña 1era temporada. El retorno del mal.

, 16 de febrero de 2016

La motosierra y la recortada de Ash (Bruce Campbell en “Posesión infernal”) llevan 30 años cogiendo polvo en la caravana. Una noche loca, una hierba extra potente y el Necronomicon provocarán que el mal vuelva con todo a la tierra con ansias de venganza.

Los incondicionales de la trilogía “Evil Dead”: Posesión infernal, Terrorríficamente muertos y El ejército de las tinieblas, estamos de celebración. Y es que Sam Raimi y Bruce Campbell vuelven con una serie que da continuidad a la historia original de Posesión Infernal.

Han pasado 30 años de los hechos sucedidos en la cabaña del bosque donde encontraron el libro de los muertos: El Necronomicon. Ash lleva una vida tranquila, se dedica a trabajar lo mínimo posible como reponedor de unos almacenes, ligarse a todo lo que se mueva o respire, pillarse unos pedos sublimes y lucir su mano de madera artesanal. Lejos quedan aquellos días de locura peleando contra los engendros del inframundo.

Pero una noche loca, se lleva a una “churri” al parque de caravanas, se ponen hasta el culo de alcohol y porros y Ash decide tirarse el rollo y mostrar a su nueva conquista el objeto más exótico de su colección; El Necronomicon. Entre risas y bromas, deciden abrir el tomo y empezar a leer algunas notas de la transcripción que hicieron los expertos. Nada más excitante para una noche de sexo apasionado que invocar al mal del infierno a través del portal que es el libro de los muertos.

Al día siguiente no se acuerda de nada, pero empiezan a sucederle cosas que le resultan familiares. Las puertas del infierno se han vuelto a abrir y ya no hay vuelta atrás. Por suerte, a Ash le va la marcha y todavía conserva las habilidades que le convertirán en “el Jefe”, se enfundará en su faja y llenará el depósito de gasolina de su motosierra para volver a la carretera y a pelear contra las fuerzas de mal. Más viejo, más gordo y mucho más echado a perder que en las películas originales, pero con un saco de frases lapidarias que lleva guardando 30 años para soltarlas justo antes de apretar el gatillo; EL PUTO AMO.

La primera temporada consta de 10 episodios, de una duración aproximada de media hora por capítulo, en la que la sangre, los tacos y el rock duro de los 70 y 80 acompañarán al protagonista en su periplo contra las fuerzas del mal. Un aroma descarado a serie b y humor Gore “suave” se fundirán con un acabado retro muy del estilo de las cintas más locas y sucias de Quentin Tarantino.

Una serie pensada para los fans de la trilogía original que, aunque puede ser disfrutada por cualquiera, dejará un poco en fuera de juego a los que desconozcan la serie de culto original en algunas partes de su trama. Los incondicionales de “Evil Dead” encontrarán en esta serie todos los elementos que hicieron un éxito de “posesión infernal”: Litros de sangre como para llenar una piscina, lenguaje soez, chistes macarras, efectos especiales cutres pero divertidos, una motosierra y una escopeta que vuelan durante todas las escenas de acción, decapitaciones, posesiones y un buen carro de chistes de mal gusto que alimentarán la figura del héroe de la cinta. Una delicia para los friquis.

Como novedad se introducirán algunos nuevos personajes, como Pablo, ayudante y fiel amigo de Ash en el almacen donde trabajan y poderoso santero, cuyo tío Chamán ayudará a Ash a convertirse en “el Jefe” que lleva dentro y sacar todo su potencial interior. Kelly, la nueva compañera que se ve metida en el lío sin comerlo ni beberlo pero que promete acabar siendo una aventajada aprendiza de las técnicas de Ash: seguir golpeando hasta que no quede nada… y seguir insultando y golpeando.

Veremos también algunos nuevos accesorios para el muñón del protagonista y a algunos actores míticos de las producciones de Sam Raimi, como Lucy Lawless (Xena, Espartaco) o Mimi Rogers (Historias de la cripta, Austin Powers).

En cuanto a la historia o al guion, no podemos caer en un análisis al uso. Hay incoherencias, giros demasiado rápidos y situaciones excesivamente forzadas, pero todo responde a un estilo definido de comedia en la que no todo tiene que tener sentido. Lo mejor que podemos decir de la serie es que es fiel al estilo “evil dead” y la sensación es de estar viendo una película más que un formato episódico. A veces la sensación de que cuando Bruce Campbell no está en escena la serie pierde fuerza es demasiado latente, pero nuestro protagonista siempre vuelve a tiempo para que el ritmo no decaiga.

Hay firmada una segunda temporada, pero nos encontraremos con un final de serie totalmente autoconclusivo, gracioso, sorprendente y totalmente apropiado para un gran personaje como “Ash Williams”.

Recomendable y muy disfrutable en pequeñas dosis, una puta locura que se sale de los esquemas convencionales. Si te gusta el gore gracioso, los chistes pre muerte y la acción sin freno ni control has encontrado tu serie.

La serie aterrizará en España durante la primavera de 2016, pero los más ansiosos ya podéis encontrarla en versión original en la cadena Starz a través del servicio de Cable o en la red.

Puntuación: 8.2

AÑADIR COMENTARIO