6ème galerie. Nuevos talentos según Vogue

6ème galerie. Nuevos talentos según Vogue

, 17 de febrero de 2016

Nada menos que un premio de 100.000 euros y el apoyo y la publicidad de la célebre revista para impulsar su carrera. Un nuevo nombre que empieza. Un nuevo estudio y taller que parte de prendas de calidad cuidadosamente confeccionadas. Partiendo de la minuciosa selección de aquellos lugares donde mejor saben bordar.

La idea nació hace solamente tres años de la iniciativa de dos jóvenes emprendedoras, aunque ya veteranas en esta industria de la Moda. Así, un buen día, Alba Vázquez de las Heras y Menchu Mora García decidieron unir sus fuerzas creativas. Su bagaje profesional es amplio en firmas conocidas y reconocidas del sector; desde Alexander McQueen o Kenzo pasando por Bimba & Lola y por supuesto el todopoderoso imperio del mal grupo Inditex. Conocen perfectamente la trastienda de lo más granado del sector. Experiencia no les falta. Así que las dificultades para unir fuerzas en una nueva aventura no existían.

Definen su unión como telepática, un nivel de compenetración y compatibilidad exigente, con algo en común entre ellas, como no, su amor a París. Como a tantos otros, la inspiración en la Ciudad de la Luz es clara y romántica, reflejada en el nombre de su recién creado estudio, y gracias a ella y su evocación en el mutuo recuerdo se ha convertido en el aglutinante y nexo en común de una especial relación estrecha, estimulante y hasta extrasensorial.

6ème galerie nos propone una belleza relajada y serena, un tributo a la feminidad más dulce y romántica. Prendas delicadas que pretenden soportar el paso del tiempo, que permanezcan siempre actuales y vigentes, se niegan a seguir tendencias, prefieren seguir su idea y visión del mundo.

Lo suyo son las prendas de los grandes eventos: el mundo de las novias y de las invitadas. Siluetas vaporosas y ligeras con maravillosos bordados, apliques de piedras o cristales con detalles vintage. Es lo que nos vamos a encontrar en sus colecciones para conseguir que ese día tan significativo sea muy especial; una boda. Un canto a la más bucólica y dulce feminidad. Huye de lo extravagante y estridente, por eso enamoran a tantas novias e invitadas. Tejidos, los conocidos que nunca fallan, gasas.

Están dispuestas las creadoras a romper esas normas no escritas a la hora de afrontar la magia que supone casarse. Más allá del blanco puro proponen más colores. No rehuyen ni siquiera del negro; la gama de colores es amplia para lo acostumbrado en este tipo de vestido. Todo para que ese “sí quiero”sea inolvidable. Larga vida.

http://www.6emegalerie.com/

AÑADIR COMENTARIO