Gafas e Pallaso; Humor absurdo en Gallego (web serie)

Gafas e Pallaso; Humor absurdo en Gallego (web serie)

, 19 de febrero de 2016

Roger Wolfe dijo en una de sus citas más célebres: «Periodismo: lanza la mierda y lávate las manos». Pues yo de ti me ponía un paraguas porque me estoy dando jabón a conciencia después de haber visto los tres primeros capítulos de Gafas e Pallaso.

Gafas e Pallaso son un nexo, un hilo conductor a una sucesión gags que pueden tener más o menos gracia (tanta como un perro sin piernas a veces). A través de su entorno somos transportados a situaciones absolutamente desquiciantes que escapan al entendimiento en muchas ocasiones.

La serie va de dos tipos; un payaso mal pintado (que además tiene una mirada que da más miedo que el recibo de Internet) y un friqui que lleva gafas de sol dentro de casa. No se sabe que relación hay entre ellos pero viven en su apartamento de forma caótica y disfuncional. Un buen día ven en la tele que ha desembarcado una invasión de sobrehumanos y deciden pasar a la acción.

La invasión de sobre-humanos y el diseño de los invasores nos pareció un planteamiento gracioso y el clip corto que introducen a modo de videotutorial de «cómo acabar con los sobre-humanos» con el típico chico sudamericano que tiene las claves para vencer a estos engendros también. Muy buen detalle.

Pero el noticiero y el videotutorial suponen dos minutos interesantes en un episodio de diez, y los otros 8 minutos que sobran, los rellenan con diálogos, guion y  una puesta en escena que parecen totalmente improvisadas sobre la marcha. Mal ensamblados, caóticos y con «actores» que tienen menos gracia que un pedo en un balcón. Como detalle recomendaría elegir como actores gallego-hablantes a personas que lo usen habitualmente (se nota una barbaridad cuando no es así).

El segundo episodio «Batman venga a Jesucristo» nos lleva de viaje en el tiempo a los 90, y nos dan 3 minutazos de homenaje a los tópicos de la época como el principe de Bel Air, las chapas, la GameBoy, la conga… y se sueltan unos bailecitos bastante chachondos. El resto del episodio no da para más; lo único que lo salva es la aparición de Miguel de Lira, cuya calidad interpretativa trasciende incluso por encima de la falacia de guión al que se ha tenido que adaptar. Y la idea de la máquina Nazi del tiempo en Galicia no era nada mala ¡ojo!

El tercero de la serie, el más prometedor de todos ya que cuenta con un argumento completo como Dios manda, se mete en el metacine o «cine dentro del cine». Nos habla en una falsa realidad, sobre la producción y realización de la serie a cargo del equipo de guionistas y productores. Al fin tenemos algo parecido a una historia que seguir. El problema es que lejos de aprovechar un planteamiento tan interesante, caen en un humor burdo y tan soez, que lejos de resultar divertido resulta ofensivo y cutre, especialmente en el falso cásting, donde pretenden que entendamos la personalidad retrasada de los guionistas a través del insulto fácil a los colectivos, metiendo en el mismo saco a chinos, feos, tontos, gordos, altos, bajitos y discapacitados. Entendemos que es una webserie y ser cutre tiene mucha parte del encanto, pero hay caminos que son fangosos.

La idea de falso documental es muy buena, Touri mola y es el episodio con mejor acabado en el aspecto técnico. Lo malo es que ninguno de los chistes que se ven en el episodio son de nueva hornada, todo huele a visto o «hecho anteriormente».

Concluyendo. La serie es tan mala que es muy probable que tenga un éxito apoteósico. Para algunos será serie «de culto» tras unos años, y no le quitamos el mérito que tiene ponerse a grabar, gestionar todo esto y darle salida sin apenas apoyos ni medios. El éxito comercial lo tienen asegurado con los cameos de famosos que desfilan por «Gafas e Pallaso», gente como el citado Miguel de Lira, Dani Mateo o Berto Romero harán apariciones estelares en momentos muy concretos de la serie, lo que gustará a la gran masa de posibles espectadores.

Pero vamos a sacar una parte muy positiva como lectura final:

Si una serie tan horrible como «Gafas e Pallaso» puede alcanzar los 40.000 espectadores, estamos convencidos de que cualquiera con dos dedos de frente y algo de sentido del gusto puede hacer una webserie de éxito. Lanzaos a intentarlo. Para una carrera en el mundo del audiovisual hay que dar un primer paso, y el formato de webseries admite todo tipo de material. Desde Pentavox.net os animamos a subir vuestras producciones, por cutres que sean y a ir rodando todo lo posible para coger tablas en el asunto. Mientras tanto dadle al play y veréis claramente reflejado lo que pensamos sobre «Gafas e Pallaso».
.

[rev_slider entradaslider]

AÑADIR COMENTARIO