De sin techo a creador de videojuegos

De sin techo a creador de videojuegos

, 21 de febrero de 2016

Es una de esas historias que asombran. Ryan Zehm, ex empleado de HP que fue despedido y perdió todo, se construye una carrera como creador de videojuegos gracias a la biblioteca pública de su ciudad, Boise, Idaho.

Una historia con final feliz, que hace falta. Un empleado de HP, encargado de mantenimiento de servidores, es despedido. Un hombre que trabajó años en la empresa, que fue destinado años a Costa Rica para entrenar a nuevos empleados, llega un día a su puesto de trabajo y se encuentra la mesa vacía. Sólo un mensaje de que está despedido y sus cosas se las enviarán a casa.

Tras el golpe, Ryan decide establecerse por su cuenta y monta una asesoría técnica de informática para empresas. Pero le va mal. Todo el dinero que invierte lo pierde. Su casa, su coche. Todo. Así pasa a ser un sin techo, a vivir en un albergue de caridad.

Pero Ryan es un hombre con formación técnica. Además muy aficionado a los juegos de rol, de los de antes de lápiz y papel, y a los videojuegos, y ha creado pequeños juegos de ordenador desde que era joven. Sólo necesitaba los medios materiales. Y los encontró.

Cada día se iba a la biblioteca de su ciudad con un ordenador portátil destrozado que compró por 25 dolares. Allí había lo necesario. Un enchufe en la pared norte donde conectar el portátil, wi-fi potente, libros de programación y calefacción gratis.

Tras cinco meses de trabajo, en 2010, consigue terminar su primer juego “Space Blast” y lo vende, lo que le permite tener ingresos para pagarse un apartamento.

A partir de ahí es cuestión de crecer. Crea su empresa NurFACE (pronunciado In Your Face), comienza a desarrollar juegos para Apple, crea un grupo de trabajo por internet. Busca gente de su entorno y pronto 150 personas colaboran con él online. Poco a poco crece y entra en creación de realidad virtual y sus proyectos se usan en Hollywood y en juegos de otros desarrolladores.

Desde luego ya trabaja en casa, no en la biblioteca, tiene cientos de empleados y un futuro en el mundo virtual. Además es una de esas personas que siempre está dispuesta a ayudar a los que empiezan de modo altruista y ha demostrado en varias ocasiones ser un auténtico caballero, como ya se vio en la final del Hackathon de San Francisco. ¡Ole tus huevos, Ryan!

Os traemos esta historia de superación porque a veces hace falta un empujoncito, saber que con trabajo y preparación se puede triunfar. Y que sobre todo el mundo virtual es un terreno poco explorado y que ofrece mil oportunidades. Así que ya sabéis, emprendedores, los medios están ahí. No dejes que la falta de subvenciones maten tu sueño.

NurFace Games

 

AÑADIR COMENTARIO