Moda gallega y el lujo no lujoso

Moda gallega y el lujo no lujoso

, 3 de marzo de 2016

Ese lujo no lujoso es la máxima que ha seguido explícitamente la moda gallega, el “made in Galicia” o la marca Galicia, como querais denominar, un estilo que se quiere imponer definitivamente como algo homogéneo y reconocido y con unas características y argumentos claros. Características que podríamos definir como la calidad y la exclusividad sin etiqueta externa. O al menos esa es la imagen que se desea transmitir de lo que se concibe y produce en nuestra Comunidad. Un lujo diferenciado, personal, sin sobreprecio, que supuestamente justifique el poseer un logo. Ese logo aparentemente elitista, casi inalcanzable, que todos deseamos para ser el centro de las miradas y las envidias. Ese logo admirado que nos hace sentir especiales y hasta por encima de los demás en nuestro más íntimo deseo egoísta. La idea y el mantra que caracteriza toda una industria sería algo así como el lujo interior. Ese lujo interior sería el concepto diferenciador del estilo marca Galicia.

Lujo interior en el cual uno sabe lo que lleva, se siente cómodo porque aunque no esté apoyado en el prestigio de un logo venerado,  se aprecia la calidad intrínseca de las prendas que llevamos encima y por supuesto esa exclusividad que nos permitirá una imagen diferenciada que reforzará nuestra identidad buscada, algo hoy en día muy deseado y anhelado.

La marca  que ese logo representa no debe suplir la personalidad del cliente. El estilo puramente auténtico y honesto que no quiere pagar ese sobreprecio por una marca, el justiprecio ni más ni menos. Desde Cointegra; el clúster de empresas textiles gallegas que concentra e  interconecta los intereses de casi toda la industria de la Moda, aseguran que esta es la actual estrategia de las principales firmas del sector gallego como Adolfo Domínguez, Roberto Verino, Alba Conde, Florentino o Caramelo; los pesos pesados y más conocidos buscan esa calidad y ese estilo que los diferencien del “método” de los conglomerados del low-cost  y del superlujo que sólo se diferencian por precio, pero tienen un estilo que persigue demasiado la tendencias de cada momento.

El “made in Galicia” aspira a un posicionamiento medio para un cliente que pueda soportar la necesidad de no llevar marca. Consideran que ese cliente existe. Un cliente muy transversal que puede representar varios tipos de gustos, porque busca trascender las tendencias con una imagen amable y relajada de amplia difusión.

Esta imagen moderna, depurada y sofisticada de los productos de la Moda gallega sigue la estela abierta hace treinta años por estos pesos pesados de renombre antes mencionados y que prácticamente  mantienen y desarrollan en su idea y línea primigenia las nuevas iniciativas emprendedoras a través de las muchas marcas surgidas de pequeños estudios y talleres o marcas, en avanzada consolidación en el mercado nacional e incluso internacional. Jóvenes firmas que hemos sucintamente recorrido en Tendencias de Pentavox  como Do Rego & Novoa, Masscob o Bimba & Lola  ayudan a consolidar esta visión de la Moda gallega y que pueda tener una mayor difusión y alcance. Todo ello conseguido a través de un control más cercano de los procesos productivos que son llevados acabo cerca de las sedes de las diferentes firmas y ya no deslocalizados en sitios lejanos y exóticos que puedan cercenar esa calidad buscada.

Un Comentariospor ahora:

  1. Miguel dice:

    Somos potencia

AÑADIR COMENTARIO