Menudo Panorama: A juicio por presunto fraude fiscal.

Menudo Panorama: A juicio por presunto fraude fiscal.

, 7 de marzo de 2016

Ángel Martínez “Lito”, empresario de orquestas entre las que están las famosas Panorama y Paris de Noia, junto a otros cincuenta combos más, se debe presentar ante el juez para declarar por un presunto delito de fraude fiscal a Hacienda de 9 milloncejos de nada.

Analicemos y banalicemos la cuestión por partes. El acusado es Lito, pero culpables somos todos. Público, orquestas, músicos, empresarios, políticos y comisiones de fiestas, y desde luego la propia administración. Una combinación ganadora para sacar tajada unos pocos y hundir la música.

En primer lugar el método de recaudación y contratación. Comisiones de fiestas que reúnen pasta por el sistema de llamar puerta a puerta a los vecinos y pedir dinero. Desde luego no hay registro oficial, ni banco, ni facturas para que Hacienda pueda meter mano. Y las empresas de las orquestas no dan facturas, ni IVA, suelen regatear los contratos de los músicos para pagar seguridad social sólo por actuación, no por ensayos, etc…

Después las prácticas mafiosas destapadas el año pasado. En Monforte ofrecían la Panorama a mitad de caché a cambio de que la empresa se llevara el resto de festejos en vez de concurso o licitación pública. Como medida de presión se ofreció la Panorama al resto de concellos de la comarca a menos de la mitad de precio para que la gente presionara al alcalde. O lo ocurrido en Santiago, chantaje mafioso puro y duro, donde querían las orquestas de la empresa del Sr. Lito el 80% de los festejos de la Ascensión y al no obtenerlo, la empresa organiza una macro fiesta con sus mejores orquestas  en la parroquia de O Eixo para contraprogramar y vaciar Compostela. Dicho públicamente por el Sr. Fandiño, jefe de una de las empresas de Lito, que lo hizo a propósito para protestar porque no les contrataron.

Pero no acaba ahí la cosa. Hay que recordar que el precio de las “grandes orquestas” es de entre 9000 y 25000 euros, dependiendo del contrato, de si hay más orquestas, de las fechas, etc… Desde luego “algo alejados” (sarcasmo…) de lo que cobra cualquier grupo de rock, pop, folk que interpreta sus propios temas.

Porque aquí es donde se mata la música. Éstos grupos realmente llevan un escenario espectacular, luces y pirotecnia, equipos de sonido brutales, buenos técnicos y profesionales del escenario, los grandes llevan incluso buenos músicos, y el show es de primera calidad…para tocar las canciones de otros, las de moda, las de siempre y por supuesto una de Siniestro y otra de Los Suaves. Dicen que es lo que el público quiere. Pues maldita sea la hora en que quiero ver a la Narís de Poia tocando Chokito el Pacolatero. Me parece perfecto que haya gente que quiera ir a ver el espectáculo “familiar” de las orquestas, pero esos precios y que una comisión de fiestas los pague me parece un abuso.

¿Y los músicos?…En primer lugar ¿hay músicos?. Uno ya es perro viejo. Recuerdo en unas fiestas de un pueblo en que fui a tocar con un grupo de rock. El escenario era el camión de una de esas orquestas que nos lo cedían amablemente, y subimos a tocar tras ellos y antes de la sesión DJ. La bajista de la orquesta ni siquiera había encendido el amplificador. ¿Para qué? Era una chica muy mona con escasa ropa que bailaba sujetando un bajo muy bonito. Nada más. ¿Cómo te sientes al ver eso y saber que tú has estado ensayando semanas para cobrar una mierda por tu actuación, y una chica por enseñar pierna cobra el triple sin haber tocado el bajo en su vida? ¿A qué estamos jugando?

Y por supuesto, ya metidos en harina, ¿que espectáculo vendes? Cada vez hay menos músicos y más playback y lo que importa es que haya chicas medio desnudas para los señores y macizos cantando para las abuelas. El casting para un puesto en la orquesta es si tienes buenas tetas. ¿Eso no es machismo o sexismo o algo terminado en ismo? Porque ya no te preocupes de tocar que va todo grabado, salvo muy honorables excepciones ante las que hay que quitarse el sombrero y aplaudir, por aprenderse un set de 90 canciones y vomitarlas en directo sin meter la pata.

Ahora vamos a sumar todo: Una orquesta que es un mp3 grabado con unas chicas medio desnudas haciendo que cantan y unos macizorros enamorando a las señoras. Cobran un pastizal por una actuación, pero la mayor parte se lo lleva el empresario, que además obliga a contratar a otras orquestas de la empresa. Una empresa que hace todo o casi todo en B, porque no hay facturas ni IVA ni nada. Una comisión de fiestas que recauda como puede en metálico. Un público que le importa una mierda la música con tal de que haya sexo en escena y que la orquesta tenga más fama (y caché) que la del pueblo de al lado.

Suma todo y ya ves que tenía que explotar. Hacienda nunca duerme y al final quiere su parte, que es la de todos. Ahora la próxima vez que veas a una de estas “grandes” orquestas recuerda que son un cáncer para la música en Galicia. Que hay orquestas de verdad y músicos de sobra para hacer grandes espectáculos en vez de esos monstruos de cachés desorbitados. Y que la música de verdad sobrevive arrinconada sin grandes sueldos, sin subvenciones e ignorada por la mayoría de políticos y gobiernos.

Id a los conciertos. Es la manera de reivindicar la música que os gusta y que aparezca en fiestas por toda Galicia. ¿O preferís tragar otra vez con Chokito el Pacolatero?

AÑADIR COMENTARIO