Raperos, machismo y cancelaciones…

Raperos, machismo y cancelaciones…

, 24 de marzo de 2016

A veces hay noticias que pasan de puntillas, como si no se buscase demasiada repercusión, y no estoy muy seguro de quién gana y quién pierde cuando un colectivo en lucha consigue que se cancelen los conciertos de una gira en Galicia.

El muchacho en cuestión es Kaydy Cain, a.k.a D. Gómez, miembro de Pxxr Gvng. Y la noticia es que la presión ejercida por colectivos feministas han conseguido que las salas de Galicia cierren sus puertas a los conciertos de la gira que tenía previsto realizar este año. La razón es el contenido machista explícito de sus letras.

Vamos por partes, que esto es terreno pantanoso y siempre hay alguien demasiado visceral como para gritar sin leer antes.

Lo primero es que la noticia, sin matices, es tal cual la reflejamos arriba. Es decir, no ha habido censura institucional. Esto no es como cuando la Comunidad de Madrid prohíbe tocar a S.A o un ayuntamiento a Def Con Dos, o cuando un partido político acusa a Poetarras de enaltecimiento del terrorismo, o cuando la Audiencia Nacional detiene a unos titiriteros por la misma razón. Esto no es un ataque a la libertad de expresión. El motivo es fácil de entender: Son salas privadas. Tienen el perfecto derecho de elegir a quién alquilan sus instalaciones. No son un ente público ni están prohibiendo un evento. Es decir, si los promotores no consiguen una sala sólo tienen que hablar con otra y así ha sido. Primero la Malatesta de Compostela no quiso hacer el concierto, los promotores hablaron con LeClub en Coruña, que tampoco quiso, y luego una sala de Vigo fue la última en negarse. Recordemos que son salas privadas sin obligación de aceptar a nadie y que no están subvencionadas con nuestros impuestos.

Segundo, que las que han hecho presión has sido varios colectivos feministas, entre ellos Conas Ceives, pero no ellas solas. Parece que el mundo machista digital ha centrado su venganza en este colectivo a base de acoso y mensajes amenazantes, tanto a título individual como de organización, lo cual es asqueroso se mire como se mire.

Tercero, que hay que saber quién es el chaval en cuestión. Nada más que un chaval de barrio que usa la música para expresarse. El problema es que lo que cuenta es lo que ha mamado: Machismo puro y duro, colegueo con los chicos, sexo con las chicas. Fumar porros y protestar porque no hay pasta, porque no hay drogas o hay demasiada policía. Exactamente lo mismo que el Torete en Perros Callejeros. Así que si queréis saber cómo será el chaval en cuestión en unos años sólo tenéis que ver a la generación del Torete ahora, en paro, empobrecida, machista y conservadora. Ahogando las penas en los bares. La misma camaradería entre chavales, todos para uno y uno para todos, pero en cuanto a las chicas es otra cosa, igual que antes. “Todas putas menos mi madre y mi hermana”…y en el fondo la culpa no es de ellos. Es de quién ha permitido que se eduquen así, en la calle, en el barrio, sin más esperanza hoy que petarlo en youtube y hacerse rico. No famoso, que famoso es cualquier imbécil. Ellos quieren ser ricos. Ahora ya sabéis quienes están detrás de letras como “Tu coño es mi droga” o “Mi puta gasta demasiado”.

Cuarto, que desde luego que los colectivos feministas tienen derecho a sentirse ofendidos y a presionar para que estos conciertos no se den. El problema es que es ponerle puertas al campo. Todo el reggaeton tiene letras por el estilo. O vídeos de rap de 50cc o Snoop Dog no se cortan en chicas desnudas adorando al macho dominante. Así que es una batalla ganada, pero la guerra es inmensa y queda mucho por caminar. Y desde luego que el tema del machismo se cura con educación…pero ¿y la gente que ha crecido sin esa educación?

Quinto, y más importante. Fanáticos y radicales. El más grave problema son los fanáticos radicales. Radical es quien ante un ataque verbal contra tu grupo favorito sólo recurre al insulto o la violencia. Pasa lo mismo que en fútbol. O eres de mi equipo o eres el enemigo. Esta postura de fanático radical es lo que nos hace esclavos, fascistas, machistas y sobre todo ovejas imbéciles. Si te gusta un grupo me parece estupendo, pero es música. No es tu vida. No te da de comer. No te paga el alquiler cada mes. Si ya no tienes 15 años no tienes la excusa de la adolescencia, abre un poco los ojos y las orejas. No te dejes manejar. Critica lo que oyes. Escucha de todo y, sobre todo, respeta. No es una palabra. Es una actitud. Y si no respetas, nadie te va a respetar.

En cuanto al chaval este sólo puedo decir que me da pena. Un tipo que parece listo, rápido en pensar, buscavidas. Que ha conseguido montar una empresa para gestionar su música. Que no se ha vendido a la primera y ha negociado con Sony para tener independencia y ganar pasta. Que tiene miles de seguidores en internet…¿Y a lo que aspira es a follar más y a fumar porros?….Mira más alto, brodel, mira más alto….

AÑADIR COMENTARIO