Mondaka; el Skate Park surgido del amor

Mondaka; el Skate Park surgido del amor

, 22 de abril de 2016

Cuando me llevaron a Mondaka por primera vez no pensé que me fuera a encontrar nada del otro mundo. En un sitio difícil de localizar en los límites de Mondariz, alejado de todo, casi sin vecinos, en una nave abandonada, sin ayudas de ningún tipo… Llegúe al lugar indicado con mi buen amigo Dani; vi la nave por fuera, cerrada (llovía, como no), aquello no tenía buena pinta pero al menos era grande. La entrada estaba hecha polvo, olía a baño viejo, las puertas eran pequeñas, pero una vez cruzado el umbral… Apareció ante mí un skate park tan “awesome” que se me descolgó la mandíbula hasta el suelo.

Si aún no sabes lo que es Mondaka te pierdes una pedazo de historia. Mondaka viene de un juego de palabras entre Mondariz (lugar en el que nace) y Mundaka (uno de las mejores plazas del mundo para la práctica del surf y deportes underground).

Y es que Mondaka surge de las cenizas de algo que ya no era nada. Se trata de un auténtico Skate Park, que nace de manera casi mágica en los límites del concello de Mondariz. Un buen día, allá por el 2012, unos chavales amantes del deporte de la tabla, (Víctor Rodríguez, que vive por allí cerca) se encontraron en una de sus “excursiones” una vieja nave abandonada. Comenzaron la aventura, en un principio Víctor, Álvaro, Kakolo, Sam y Gonzalo, a los que se fueron uniendo muchos más como Daih Spanaird, Goiko, Juan… la hicieron suya y empezaron a trabajar en una visión conjunta. Hacerse un skate park ellos mismos, poco a poco, para que toda la comunidad de friquis sobre ruedas pudiese algún día disfrutar de ello de forma libre y responsable.

mondaka-1

Pero como todo sueño que se precie, su camino también estaría lleno de baches. Encontraron dificultades, apareció el dueño del terreno y de la nave, hubo problemas con las autoridades, se perdió material contruído… Las cosas se pusieron difíciles cuando se produjo el choque con los propietarios. Pero entonces la magia volvió a aparecer. Los habitantes del pueblo veían con buenos ojos la labor de Mondaka. Sus amables inquilinos hacían que el pueblo recibiese movimiento, lo que repercutía en una mejora de la economía en bares y tiendas. Además la confianza que se creó durante el tiempo de creación del Skate Park fue tal, que incluso los vecinos más cercanos les pedían a los chavales que les vigilaran los terrenos en largas ausencias e incluso se prestaban a echar una mano en las obras si hacía falta, animados por el espíritu emprendedor de los skaters.

Cuando el pueblo se volcó y los propietarios conocieron toda la historia se pudo dar el paso definitivo. Todos querían que Mondaka siguiese adelante, y tras muchos esfuerzos llegaron a un acuerdo de alquiler, legalizaron su situación y y dieron un paso al frente para convertir su proyecto en una realidad. Varias reformas después la pista está espectacular y es un lugar receptivo para que la comunidad pueda practicar, aprender y reunirse. Aún queda mucho por hacer para todo lo que puede dar de sí el lugar, pero ya es sólo cuestión de tiempo para que se convierta en el mayor referente del mundo del Skate en Galicia.

El entorno ayuda, con miles de metros de espacios naturales y costa de río a su alrededor. Sin vecinos a los que molestar y llevado por gente cuyo único interés es el bien del deporte y con una ambiciosa propuesta de actividades como festivales de conciertos, fiestas temáticas, futuros cursos… Quizá algún día terminen de pulir las infraestructuras y se convierta en un campamento de verano para skaters único en España. Desde luego lo que yo he visto tiene un potencial infinito.mondaka-2

Tras mucho tiempo de trabajo, pueden decir orgullosos que han creado leyenda. Un lugar donde se patina a muerte, donde la gente se toma sus trucos tan en serio como en un mundial oficial. Campeonatos sin patrocinadores oficiales, ni publicidad, ni pruebas puntuables para el circuito mundial. Llevado a cabo únicamente con las aportaciones de los visitantes y los propios creadores, que seducidos por el espíritu del proyecto siempre aportan lo posible, a modo de donativos, colaboraciones o lo que puedan ayudar a mantener vivo Mondaka y que pueda seguir creciendo.

Los expertos, los propios skaters, saben que un letrero de una bebida energética no hace que una competición sea más auténtica. Lo auténtico se respira, se vive y se construye, como el Skate Park de Mondaka; y ayudar a este tipo de iniciativas es lo mínimo cuando alguna gente se está dejando el alma en llevarlo a cabo.

Actualmente, la nave de Mondaka no tiene que ver con aquel viejo edificio olvidado de la mano de Dios que encontraron nuestros protagonistas. Las paredes lucen pintadas, con graffitis (el arte de Pow One luce magnífico en las paredes de la nave) vistosos adornando las pistas, que dan más de sí que cualquier obra de cualquier municipio llevada a cabo para conseguir unos pocos votos antes de las elecciones, dan juego a todo tipo de cruces, trucos, vídeos, juegos… Han conseguido dar vida a un edificio muerto, que si pudiera hablar con sus nuevos “dueños” les diría: “Gracias tíos, por darme una segunda oportunidad y llenarme de vida, alegría y sueños”.

Podéis encontrar el grupo de facebook, así como su localización y últimas actualizaciones aquí.

AÑADIR COMENTARIO