Vértigo y un par de huevos en el nuevo videoclip de Los Motores

Vértigo y un par de huevos en el nuevo videoclip de Los Motores

, 28 de abril de 2016

¿Qué hay más peligroso que un piloto descendiendo una montaña con los ojos vendados? Pues estar de público en las curvas, claro, eso sí que tiene mérito, lo otro lo hace cualquiera.

Los motores están presentando su nuevo disco “Rotos por las costuras” en todos los medios habidos y por haber. Su primer single y videoclip es este “Vértigo”, un tema clásico rockero vieja escuela que muestra la fidelidad del quinteto vigués al estilo que le ha llevado a alcanzar sus altas cotas de popularidad. En este tema nos hablan del vértido nervioso; ese que nubla el juicio y no te deja pensar con claridad; un miedo irracional que nos expone ante las adviersidades y nos inutiliza en los momentos claves. Si encima te das cuenta de que en esos momentos te quedas solo lo mejor será buscar fuerzas donde no las hay y tratar de salir airoso de la situación que toque enfrentar.

Una de las maneras de enfrentarse a este miedo es la terapia de choque (no la de chocarse), coger el toro por los cuernos y hacer una machada que nos devuelva la fé en nosotros mismos. El grupo audiovisual Producciones Mutantes ha pensado que la manera más bestia de superar el Vértigo sería lanzarse a bajar una montaña en un Ataúd (nombre que recibían los coches de los 50 y 60 por la falta de deformación ante los impactos que acarreaba muerte segura en caso de accidente) con los ojos vendados, al más puro estilo Jedi. Esto es posible si has recorrido la montaña más de mil veces, conoces bien el vehículo y tienes una percepción extrasensorial fuera de lo normal. Los motores, mientras tanto, esperarán en la línea de meta totalmente confiados mientras tocan una canción del nuevo disco. Cuando el conductor suicida llegue a la base empezarán los festejos donde no faltará de nada… mientras no atropellen a la banda.

Nos encontramos ante un conjunto resultón, con muy buena factura en el acabado técnico visual, un buen cruce de planos interiores con otros tantos aéreos y multitud de juegos de superposición que encajan como anillo al dedo con la melodía de vértigo. ¿Conseguirá el piloto llegar al final del circuito? ¿Serán los Motores atropellados en el mejor momento de su carrera? ¿Llegarán las birras de la nevera para todos? ¿Llegará la pasma a joder el percal? Dadle al play y averiguadlo, pedazo de vagos.
.

AÑADIR COMENTARIO