Estampados florales para primavera ¿Epic fail o éxito seguro?

Estampados florales para primavera ¿Epic fail o éxito seguro?

, 9 de mayo de 2016

Durante todo este invierno hemos visto estampados florales en hombres y mujeres, en tops y camisas e incluso en complementos. ¿Continuamos la tendencia o renovamos armario? Las respuestas aquí mismo.

Como ya hemos hablado anteriormente en nuestra revista digital la velocidad de la moda es como un buque que cruza el océano; no parece ir muy deprisa por el volumen que tiene pero en realidad vuela y siempre está sujeta a pequeño cambios que nos obliguen a actualizar. En esta ocasión podemos decir con total seguridad que la moda de los estampados florales llegará con vida al verano siendo el activo más fuerte que tendremos durante el período primaveral. Pero no del mismo modo que hasta ahora, ya que vamos a darnos el lujo de añadir un toque “retro” a esta tendencia añadiendo algunos cambios en la disposición y la forma de acompañarla.

Falda floral con top retro friqui; lo más para este verano

Hasta ahora veíamos en los chicos camisas florales con pantalones pitillo, especialmente en gamas de colores pastel que incluían amarillo palo, verde limón o azul cielo para un look batante “pijito” a medio camino del hipster. En las chicas las blusas y vestidos florales fueron lo más vendido este pasado invierno, abanderadas con marcas gallegas como Hortensia o Böuret, todo ello influenciado fuertemente tras la muerte de Jean-Louis Scherrer; máximo exponente de la moda floral (ya sabéis, basta que muera alguien para que su estilo se dispare al alza).

Para esta temporada de primavera/verano vamos a dar la vuelta a la tortilla. Los estampados florales seguirán siendo moda, pero para las partes de abajo. Las faldas y pantalones florales oversized marcarán tendencia para las chicas; viendo como las partes de arriba buscan el apoyo del estilo retro ochentero más underground. De esta manera veremos camisetas retro con manga rangla y camisas de gasas con hombreras creando combinaciones nada sutiles con prendas inferiores sueltas, ligeras y totalmente primaverales. En chicos pasa algo parecido, llegan nuevas líneas de pantalones, abandonando el pitillo por pantalones anchos, cómodos, en tejidos más cercanos al algodón que a la lana o el tejido vaquero, dejando a las camisetas y camisas en un segundo plano con colores más neutros, sin estampar y recuperando el tejido vaquero para camisas e incluso camisetas y chalecos. Un giro ligero pero importante en la forma de combinar que probablemente suponga el último coletazo de la tendencia floral hasta que nos invada la nueva ola, más ochentera que nunca, de cara ya a la temporada de Otoño, que si bien aún se ve lejana en el horizonte ya está prometiendo grandes alegrías para los aficionados a la moda.

Personalmente ya estaba un poco cansado de los estampados florales; nunca fui muy fan de las cortinas convertidas en ropa, pero hay que reconocer que este último nuevo aire me está resultando bastante atractivo. Eso, o que ya me he acostumbrado a ver tanta florecilla en la ropa y ya no me resulta tan estridente como cuando apareció el primer boom floral allá en el 2014.

AÑADIR COMENTARIO