El fenómeno Yo-Kai Watch y sus 3 vías de negocio

El fenómeno Yo-Kai Watch y sus 3 vías de negocio

, 28 de mayo de 2016

Es un videojuego, una serie de animación y una línea de juguetes. A ti igual te la rasca pero los más pequeños se están volviendo locos con estos «nuevos Pokémon» que tienen cuerda para rato.

Después de ventilarme el juego de 3ds, ver la serie (la versión en castellano) y conocer de primera mano los juguetes que acompañan a esta saga puedo lanzarme a un análisis exhaustivo sobre el tema. Os adelanto que es un quitacuartos de aúpa y os animo a esquivar un producto de consumo brutal que, aunque no está mal en su concepción, está demasiado orientado al negocio desde el primer día.

Empecemos con el videojuego: Unas 18 horas me ha llevado terminar la campaña tomándome la historia con calma; sin dejarme llevar demasiado por el coleccionismo y viendo los detalles pausadamente. Su argumento es interesante; combina la tradición japonesa de los espíritus (los kami) con la experiencia pokemon ya que hay multitud de ellos, todos coleccionables y que combaten en grupos con sus habilidades y particularidades. Como ya sabéis, en Japón hay miles de Kamis, familiares, naturales, silvestres, acuáticos… cada familia tiene los suyos y cada territorio sus características. Adaptar esta tradición a un anime y además adaptar el diseño de personajes a una creación llena de guiños a míticas criaturas del anime de todos los tiempos y personajes clásicos es una genialidad. Y es ahí donde está el fuerte de Yo-Kai.

En el juego el protagonista descubre casualmente una máquina de premios, y al activarla conoce a su primer amigo Yo-kai; Whisper, que le introducirá en el mundo de estas criaturas que llevan siglos conviviendo con los humanos de manera encubierta. La manera en la que podrá verlos e interactuar con ellos (peleas y demás) será a través de su reloj Yo-kai, que es la herramienta con la que combatimos, localizamos e interactuamos con estos misteriosos seres. Los combates presentan un sistema muy novedoso, en el que a través de minijuegos y una ruleta en la que podemos variar la formación (llevamos 6 yo-kai y pueden combatir 3 a la vez) potenciaremos las habilidades de nuestros amigos para ayudarles a ganar la batalla. Comentar que el sistema una vez que se entiende y se empieza a dominar, rápidamente se hace cansino y repetitivo pese a que algunos combates son realmente emocionantes y dinámicos.

El objetivo del juego consiste en la típica lista de tareas que los ciudadanos nos van asignando y la historia central evoluciona hacia la típica trama de siempre: Hay una serie de Yo-kai malos que quieren apoderarse del mundo de los humanos y tendremos que impedirlo (sí, se quedaron calvos). El juego en sí basa su fuerza en el diseño de personajes y las situaciones cómicas. Los yo-kai molan bastante, son variados, alocados y traen consigo nombres y voces muy graciosas. Y ahí está el negocio.

Para los coleccionistas es el paraíso; unos 300 bichitos coleccionables, más lo que nos quieran vender en los clásicos DLCs, los de pago serán más grandes, fuertes y molones. Una línea de accesorios físicos (el reloj, los peluches, los amiibos, bandas sonoras, juegos de tablero…) todos ellos mejorables (puedes comprar medallas nuevas para el reloj, mejorar la experiencia del juego con amiibos…). La venta de merchandising de la serie en Japón se ha disparado sobrepasando a la saga Pokemon en su primer año y ya han salido vídeos de ejercicios, toda clase de juguetes, juegos, presentaciones en programas de prime time, secuela del videojuego…

Y nos queda por echar un ojo a la serie de animación. Comentar que básicamente ofrece la misma experiencia que el videojuego, pero centrando cada capítulo en un yo-kai concreto. Una serie creada por Level 5 (Inazuma eleven) que conoce perfectamente las claves de diseño que triunfan entre los más pequeños de la casa y se han lanzado a por todas con el producto para seducir a los menores de 12 años; y parece que lo están consiguiendo. La animación no es la gran cosa y el color de la serie tampoco presenta grandes dosis de virtuosismo, digamos que el acabado es correcto y está impregnado de ese toque infantil un poco retro que hace parecer a la serie más antigua de lo que es. Si tienes más de 12 años te puedo recomendar fácilmente 100 series mejores en las que matar tu tiempo. Por ejemplo, esta:

.

Pronto veremos Yo-kai en el cine, en los anuncios, en los cereales, en el nesquik, en las galletas tosta rica y hasta en la sopa; así que ya sabéis; al menos que sepan de lo que os hablan y no os coja desprevenidos.

AÑADIR COMENTARIO