Paletos cabrones, Crisálida y Ragnarök. Variadito de tebeos

Paletos cabrones, Crisálida y Ragnarök. Variadito de tebeos

, 15 de junio de 2016

Paletos en Alabama, las miserias de la vejez bajo el prisma de un creador de Cómics y la visión de Simonson (el de Thor) del apocalipsis de los dioses nórdicos, con dibujo de Laura Martín. Las novedades de BD en el mundo del cómic. 

Paletos Cabrones

Hace unos días celebrábamos la reedición en formato integral de esa gran serie que es Scalped en la que Jason Aaron destapaba su frasco de las esencias. Quiere el sistema editorial que al mismo tiempo que volvemos a tener acceso a una serie que podemos considerar como clásica llegue al mercado la nueva propuesta de este guionista; Paletos Cabrones.

Una historia que transcurre en la Alabama natal del autor y en el que podemos encontrar bastantes similitudes argumentales con la mencionada Scalped y con cinematográficas propuestas como Acorralado o Sin Perdón. En este caso cambiamos la reserva india por la américa profunda de la basura blanca redneck y los casinos por un equipo de fútbol americano que rige la vida de un pequeño pueblo y sus habitantes.

Un primer tomo que sirve de presentación y que al igual que pasaba en Scalped pasamos de una sensación de terreno conocido a grandes momentos lectores. De hecho, el final es de esos que automáticamente sube nuestras expectativas al máximo confirmando que Jason Aaron es un cabronazo que juega con nosotros y nos tiene donde él quiere.

Una serie ampliamente recomendable para los seguidores de Scalped y que debería figurar obligatoriamente en la lista de la compra. Si nunca te has acercado al trabajo de este autor, recomiendo pasar antes por la más que mencionada Scalped, aunque no estarías cometiendo un grave error si Paletos Cabrones es tu primera opción.

Crisálida

Sabiendo que Carlos Giménez es, y siempre será, el inmortal autor de una obra maestra del cómic como es Paracuello, paradigma de la crueldad y miseria de una época de nuestra historia como fue la postguerra, afirmar que Crisálida quizá sea su álbum más duro, descarnado y desesperanzador, podría sonar a exageración, pero creo que pocos lectores podrán acabar la lectura de esta obra sin tener una sensación de abatimiento comiquero.

A través de este cómic y de la mano de ese desdoblamiento de personalidad metalinguistica que son los personajes del Tío Pablo y Raúl, Carlos Giménez realiza un acercamiento a las miserias de la vejez y como este periodo vital, con sus limitaciones físicas, afecta al proceso creativo.

Una historia que tiene tanto de ficción como de realidad y en la que Giménez mezcla su discurso literario y comiquero, siempre con la protesta y la reivindicación como como bandera, con una realidad (Giménez entra y sale  a voluntad en la autobiografía) que es la suya o la de muchos autores de cómic que llegan a la senectud tras toda una vida dedicada al oficio de realizar cómics.

Una obra para disfrutar en la reflexión y que no dejará indiferente a ningún lector en edad adulta y con la que Giménez demuestra que los años más que pesarle cada vez le sientan mejor a su carrera.

Ragnarok

Walter Simonson ya forma parte de la historia del cómic, en gran medida, por su aportación al personaje de Thor en su versión para los cómics Marvel. No vamos a descubrir a estas alturas las maravillas de su etapa en la serie, pero si que nos sirve esta referencia para hablar de su nueva serie.
Porque Ragnarok es la vuelta de Simonson al personaje pero fuera de los estrechos márgenes editoriales de Marvel y en un acercamiento a la mitología nórdica y a la más pura esencia del personaje.

Simonson nos ofrece su visión del apocalípsis de los dioses a través de una trama que es pura aventura y en la que sabremos reconocer todas las claves que hicieron de su Thor de los 80 un clásico. Toda la fuerza narrativa y un espectacular dibujo (al que Laura Martin sabe dar el toque definitivo con su color) nos devuelven a un Simonson en pleno estado de forma en la parte gráfica y en la parte argumental,  donde sabrá satisfacer a los fans de toda la vida y a aquellos que esperan algo nuevo (ojo a la nueva encarnación gráfica de Thor).

Posiblemente esta es la continuación que a todos nos habría gustado leer si algún día Simonson retomara el personaje y que con toda seguridad en Marvel con sus políticas editoriales siempre pendientes de eventos y adaptaciones cinematrográficas nunca le habrían permitido hacer.

Una compra obligada para todos aquellos que cuando escuchan el nombre de Thor automáticamente completan la frase con “de Simonson”. Recomendable para cualquier lector amante de la aventura y la mitología nórdica.

AÑADIR COMENTARIO