Diagnósticos, Little Tulip y Un Verano en las dunas. Novedades Cómic

Diagnósticos, Little Tulip y Un Verano en las dunas. Novedades Cómic

, 21 de junio de 2016

Trastornos sensoriales con Agrimbau y Varela, Recopilatorio de historietas de Seth y un paseo por la mafia Rusa con Boucq forman el trío de Sotas de este semana en el mundo del cómic

Diagnósticos

Qué tebeazo se han sacado de la manga Diego Agrimbau y Lucas Varela!!! Todo un soplo de aire fresco comiquero para alegrar nuestra vida lectora con su propuesta.
Un cómic que se mueve por los terrenos de la vanguardia y la experimentación pero a que a nosotros nos llega de forma natural, sin grandes esfuerzos o sacrificios a la hora de emprender la lectura. No era tarea fácil, pero estos autores han sabido estar a la altura del desafío y salir triunfantes del mismo.
Diagnósticos es el acercamiento a seis trastornos sensoriales como son la Agnosia, Claustrofobia, Sinestesia, Afasia, Akinetopsia y Prosopagnosia, a través de la experiencias de seis protagonistas, todas ellas mujeres que se enfrentan a estos trastornos de diferentes maneras.
Estas extrañas enfermedades sirven de excusa perfecta para que Lucas Varela juegue en la parte gráfica con nuestra capacidad como lectores de la misma manera que los trastornos juegan con las capacidades sensoriales de las protagonistas.  Aquí es donde entran en juego los experimentos narrativos, con viñetas que se componen y descomponen sin ninguna lógica aparente, metalenguaje, rupturas de la cuarta pared, todo ello combinado dentro de distintos géneros, pasando sin ningún reparo del polar a la historia de ciencia ficción, sin que por ello se resienta en ningún momento el conjunto de la obra.
Diagnósticos es sin duda una de esas pequeñas joyas que cuelan entre las novedades habituales y que llegan con la intención de ampliar los límites formales del cómic demostrando que esto se  puede conseguir de una manera amena y entretenida para el lector.

Un verano en las dunas

Un nuevo álbum de Seth siempre es motivo de alegría. Da igual que realmente no sea nuevo-nuevo y que el material de este Un verano en la dunas sea un acopio de antiguas historias de la época en la que Seth estaba más próximo a la autobiografía que a las “experimentaciones” narrativas.
Resulta agradable reencontrarse con el dibujo de un Seth primerizo en contraste con el más estilizado y refinado dibujo del autor en sus últimos trabajos. También la historia contada, que sin duda tiene la marca clásica del autor, pero que sorprende por su sencillez, lejos de desafiantes ejercicios de metalenguaje comiquero. Tengamos en cuenta que las historias que componen este tomo ya tienen más de 20 años y estoy seguro de que en aquella época las ideas creativas de Seth estaban muy alejadas de la que el autor tiene en la actualidad.
Con todo, repito, me ha alegrado mucho este reencuentro con unas historias 100% slice of life, que no pretenden cambiar nada pero que justamente en esa apuesta por la sencillez es donde nos ganan para la causa.
Recomendable para seguidores habituales de Seth y que todavian no conozcan estas joyitas de su pasado y para todos aquellos lectores que echan de menos el Sr. Jean de Dupuy & Berberian y que corren a las librerías cada vez que Rabagliati nos obsequia con un nuevo Paul.

Little Tulip

Cuando nos acercamos a una obra realizada por Boucq tenemos claro que el disfrute gráfico está totalmente garantizado. Si además en esta obra colabora con uno de sus guionistas fetiche, Jerome Charyn, la garantía es todavía mayor.
Charyn realiza un guíón que se mueve por los terrenos que tan bien domina, a medio camino entre el el polar y los registros históricos. Una trama que nos lleva del Nueva York de los años 70 a los gulags rusos de los años 50. El nexo común de la historia, Pavel, un enigmático personaje que se nos presenta como un afamado tatuador que poco a poco nos va desvelando los secretos de su vida.
Mafias organizadas y destierros políticos se mezclan con asesinos en serie, Violencia física y moral. Una historia tan cautivante como estremecedora y en la que el propio Charyn tiene la capacidad de introducir pequeños momentos de reflexión sobre la esencia y el amor por el  dibujo.
Un álbum en formato one shot, ampliamente recomendable y que cualquier lector se puede llevar a casa sin miedo a ser decepcionado. Si además disfrutamos con el dibujo de Boucq, entonces la alegría va a ser doble.

AÑADIR COMENTARIO