El viaje psiconáutico de Linda Guilala

El viaje psiconáutico de Linda Guilala

, 21 de julio de 2016

Una de las novedades de la temporada es, sin duda, el nuevo álbum del grupo vigués Linda Guilala. Una banda que, con diez años a sus espaldas, ha conseguido dar un golpe en la mesa con sus nuevas canciones, dejando latente su constante evolución y confirmándose como una las principales bandas del indie nacional.
Hace unos seis años tuve la ocasión de verlos en formato dúo en el desaparecido Monstruo de un solo ojo de la calle Rogelio Abalde de Vigo y me encontré con una genial banda de indie pop que estaba presentado su primer disco “Bucles infinitos” (Elefant, 2009) con Eva, a la voz y a los sintes, e Iván a la guitarra.

Mucho han cambiado las cosas para ellos. Para empezar, Iván volvió a su instrumento de toda la vida, la batería, Eva siguió a la voz y a los sintes e incorporaron a Bruno Mosquera (Blows, The Cobras…) a la guitarra y continuaron un maravilloso EP titulado “Paranormal” (Elefant, 2011), y después Xeristar (Elefant, 2014), donde los sonidos dulces del principio, sin dejar de serlo, han ido mutando hacia sonidos más cósmicos y ruidosos, donde ha tenido mucho que ver la gran colección de discos del propio Iván y su fijación con las grandes bandas de los noventa, como pueden ser My Bloody Valentine, Ride, Telescopes, The Jesus And Mary Chain o The Wedding Present.

Y esa brecha abierta con “Xeristar” tiene su confirmación en su nuevo álbum “Psiconáutica” (Elefant, 2016). Y digo que es una continuación, no solo por el sonido, sino por la temática de las letras. Un disco conceptual en toda su extensión, pero que a su vez es un disco de grandes canciones. Pinceladas de ruido y melodía que sirven de exorcismo de un alma que tiene muchas cosas que dejar atrás.  Letras obsesivas y repetitivas como si fueran mantras, jodidamente honestas, desórdenes químicos y psíquicos, frases cortas y con buen gusto, bien elegidas: “En ciudades pequeñas, donde todo el mundo se encuentra y nadie te lo va a perdonar”. Denso y fresco a la vez.

Un consejo, nada de escucharlo por encima en el coche o en la playa. Siéntate, escucha atento, si hace falta varias veces. Disfruta de un viaje por el interior del alma y las estrellas.
.

AÑADIR COMENTARIO