Brujas; la nueva moda y un repaso a la historia “meiga” de ayer y hoy.

Brujas; la nueva moda y un repaso a la historia “meiga” de ayer y hoy.

, 6 de agosto de 2016

Me contaba mi tío que en una ocasión viniendo de Caminha, a través del valle de Tebra, entre un viento que zarandeaba el coche y una lluvia que apenas te permitía ver escasos metros, tuvo lo que para él fue una experiencia extraña cuando menos.

Era de noche, se había hecho tarde. El invierno gallego es traicionero porque a la luz de una chimenea entre amigos las preocupaciones se desvanecen. Noche sin luna. Conducir por aquellas carreteras imponía respeto. Como os decía, en la zona de Santa María de Tebra decidió adelantar a un coche que circulaba bastante despacio. No había riesgo, pues no se veía luz alguna en el horizonte. Cuando ya se disponía a pasar al coche (no recuerda el modelo) le echó una visual al conductor. En un segundo su pelo se erizó, sintió un torrente de adrenalina sacudiendo sus sentidos, el miedo le hizo casi doblar el volante. Apretó el acelerador y dejó atrás aquello que no parecía, no debía estar ahí. Lo achacó al cansancio o a la “troula “ la verdad es que siempre fue un defensor de esa mítica “meigas, habelas hainas”.

Nuestra tierra es un pozo de tradiciones, supersticiones, leyendas. Nuestro folclore es rico en fauna y una naturaleza paralela capaz de huir de las mandíbulas de la globalización. Es una tierra que permanece todavía y por suerte resistente a las arenas cosmopolitas que convierten en “exótico” lo que es legado cultural y por ende, seña de una identidad.

Mi tío era creyente como buen marino encomendaba su vida a los “hados” cada vez que tocaba faenar. Como muchos, transmitían esa tradición con “historias” que a cualquier niño pequeño entre curioso y acojonado, escucharía encantado.

Una de esas historias tenía como protagonista a las “meigas” o “brujas” para los habitantes de la península. No os voy a contar un cuento para dormir sino ahondar un poco en este icono que lo ha tocado todo, desde cine a la televisión pasando por la literatura o el comic por supuesto.

Galicia tiene mucho material para servir de inspiración. Sería un gran lugar para que muchas “Rowling o Martin” hicieran su stage de pretemporada.

Antes de poneros algunos ejemplos sobre nuestro folclore de “meigas e trasnos” os citaré personajes muy conocidos por vosotros que encarnan papeles donde la escoba y las verrugas no tienen lugar.

Juego de Tronos. La bruja roja Melisandre encarnada por la actriz Carice Von Hauten.
Penny Dreadful. La protagonista Eva Green es una bruja con una muy mala leche.
La protagonista de Outlander, interpretada por Caitriona Balfe es tomada por una bruja y casi termina en la hoguera.
La tercera temporada de la serie American Horror Story gira en torno a las brujas en Nueva Orleans.
La película Black Dead recoge a varios actores muy conocidos en una época oscura de nuestra historia donde la cualquier desviación de la media era considerada por las autoridades religiosas, o un milagro o un acto de brujería.
En alguna que otra cinta de Conan, las brujas se lo pusieron un poco complicado a nuestro ex gobernador favorito.
Willow Rosenberg como aprendiz de bruja en “Buffy Cazavampiros” se convierte en una fiel escudera.
En el mundo de Walt Disney la figura maléfica de las brujas cobra un protagonismo vital.
Las brujas de Zarramundi de Alex de la Iglesia, son otro ejemplo de la presencia de este “icono” en nuestra historia.
Bruja escarlata es una mística al servicio de los Vengadores en el mundo del comic.
Las Brujas de E´lente fue una modesta producción gallega en el 2013 con una temática basada en las brujas.
A la hora de documentarme sobre este tema os aseguro que la cantidad de información y referencias encontradas a nivel local son ingentes. Existe multitud de bibliografía sobre la figura de la meiga en Galicia. Soy consciente que he dejado en el tintero multitud de ejemplos por eso os animo a todos vosotros / as a continuar con la lista.

En realidad, llegados a este punto creo que no se nos pasa por alto el hecho del profundo atractivo que ejerce sobre el imaginario colectivo la figura de la bruja. Encarnación del mal para muchos deberíamos resaltar que durante muchos años la mujer fue vilipendiada, perseguida y considerada “bruja” por vecinos, alguaciles o autoridades religiosas por el mero hecho de tener lunares en ciertas partes del cuerpo, por tener el pelo rojo o cualquier argumento neurótico. Aún a día de hoy muchas personas albinas son perseguidas en zonas de áfrica al considerarlas como ingredientes mágicos vivos. Cuando la superstición traspasa el límite de la razón, poniéndose al servicio de intereses particulares nada benévolos tenemos un grave problema. Algo parecido ocurría en el caso de las brujas. Detrás de ello se esconde el miedo del “hombre” al poder que la “mujer” tiene, de ahí la salvaje represión ejercida en nuestro país por la Sagrada y Santa Inquisición. Se consideraba a la mujer como símbolo del mal, encarnación de los pecados. No sigo que me pongo verde. Reconozco que mis palabras son muy superficiales. Es un tema con multitud de variantes literarias atractivas para dejarse caer en la arena de la playa y estudiar con calma.

No es esa nuestra intención. Por ello termino la entrada recordando a ilustres meigas de nuestra tierra. Quien sabe cuántos de nosotros llevan sangre ancestral recorriendo sus venas.

Tipos de meigas:

Vedoira.
Lavandeira.
Agoreira.
Dama de castro.
Marimanta.
Feiticeira.
Balura.
Alen.
Podio de meigas:

Mi jefa o vuestros jefes /as.
Ana de Castro: Perseguida y azotada fue expuesta a lomos de un burro por las calles de Santiago. Fue desterrada de Galicia por entre otras lindezas, encapsular a un lechón en un vaso de vino. Palabra de un testigo amante del Barrantes.
Lucía Fidalgo. Acusada de provocar que una cerda dejase de amamantar a sus crías. Recibió 200 azotes y fue desterrada.
María Rodríguez. En Tui después de ser torturada confesó que conocía al Diablo, que viajaba por el aire; terminó en la hoguera.
Maria Soliña: famosa meiga del siglo XVII, juzgada y condenada por la Inquisición, por tener supuestos malos tratos carnales con el demonio. Se libró de milagro de la hoguera, aunque fue torturada cruelmente y condenada a vestir “sambenito”, atuendo infamante en aquel tiempo. La verdad es que heredó una buena fortuna de su marido cosa que levantó las envidias de ciertos vecinos que no tardaron nada en querer apropiarse de todo.
Si tienes curiosidad sobre este personaje histórico has de saber que existe un largometraje de la productora Faro del año 2012 y que tiene el honor de haber sido proyectada en el Festival Sundance entre otros. A paixón de María Soliña del director Emilio Fernández.
.

Estas son ejemplos de la infamia que supuso aquella época para nuestra historia, para la mujer. Cien casos recogidos por el “Santo Tribunal” en nuestra tierra. Os dejo reflexionar sobre ello.

Termino invitando a todo turista a dejarse hechizar por el conjuro de la Queimada, por dejarse arrastrar por las “mouras” y disfrutar a la postre de 1001 historias que harán de las noches un momento mágico. Un diente de ajo y hojas de laurel para los más temerosos.

AÑADIR COMENTARIO