Jazz, Funk y mucho ritmo con Ángeles Dorrio y “Ten Soul”

Jazz, Funk y mucho ritmo con Ángeles Dorrio y “Ten Soul”

, 16 de agosto de 2016

No sólo recibimos discos por correo o enlaces a través de las redes sociales. Este precioso disco llegó a nosotros en directo, a través del arte de Ángeles y su banda, que nos dejaron impresionados con una actuación “sorpresa” en un marco incomparable con el fondo de la Ría de Vigo.

Normalmente es el revés; escuchamos el disco completo, luego descubrimos el directo, comparamos y escribimos sobre nuestras impresiones. Pero a veces pasan estas cosas; discos que llegan a nosotros por casualidad, que el Universo nos regala o nos ofrece cuando menos lo esperamos y nos sorprenden por su originalidad y nivel de detalle.

Con este “Ten Soul” pasó lo que tenía que pasar. Editado en 2014, cuando aún no había nacido Pentavox, no tuvo la oportunidad de pasar por nuestra valoración, pero cuando algo tiene que pasar tarde o temprano sucede; el destino es así de caprichoso. Dando un paseo en uno de los días con mayor densidad de conciertos de la Ciudad Olívica (hasta 7 actuaciones simultáneas pudimos contar) nos detuvimos a escuchar a una banda de jazz, que daba un concierto en el Mirador de la Ría patrocinado por una conocida marca de cerveza. En una frenética tormenta de actividades, aquella música era un Oasis; un bálsamo de sonido elegante, cálido y con mucha “alma” que nos llamó la atención y nos hizo decantarnos por su espectáculo por encima de todos los demás. Al minuto de estar allí sentados le dije a mi compañero: “Oye tío, a mí me parece que esa es Ángeles Dorrio, menudo lujazo ¿no?” Lo siguiente fue acercarme, comprobar, saludar y presentarme. Efectivamente, era ella, nos acogió con cariño, nos habló un poco de su trabajo y nos invitó a quedarnos al show. No hizo falta mucho para convencernos, su música y su puesta en escena ya nos habían atrapado; y no sólo a nosotros, si no a todo el público asistente que fue llegando a aquel “concierto sorpresa” cuyos acordes y cantos de sirena fueron poniendo banda sonora a una espectacular puesta de sol sobre las Cíes.

Poner etiquetas a un trabajo como este sería un suicidio como crítico musical, pero ya sabéis que en Pentavox le echamos un par a la vida así que diría que es un trabajo que bebe del Soul, fundamentalmente, pero tiene una alta carga de jazz, o jazz-funk, con mucho cuerpo y “groove” y que bebe del Rhythm & Blues en la parte lírica. Aunque la variedad es una de las tónicas de este Ten Soul, cuyos 10 temas nos transportan a diferentes atmósferas.
.

Temas como “Music”, con su Back beat rockero que nos recuerdan a obras de Stevie Wonder se combinan con otros como Lala & Tom, puro R&B sin artificios, que juguetea entre idiomas y voces. El disco se mueve entre idiomas. Gallego, inglés y castellano conviven, no sólo entre canciones sino entre acordes, como en el tema jazzero Vello Espello.

El disco continúa con las cuatro estaciones de Vivaldi  con Fall Song, más en la onda del acid jazz con ese teclado eléctrico marcando la diferencia, Winter song, tema con mucho Groove donde el bajo delira entre las ensoñaciones de la voz de Ángeles para dar paso a las “calientes” Spring Song. que nos vuelve a llevar a la época dorada de la Motown sin perder de vista el toque jazzístico, y Summer song; una ligera bajada de revoluciones llena de sensualidad y picardía juguetona. No hay nada como el veranito para dejarse llevar por las emociones más primarias y para disfrutar de la vida.
.

Uno de los temas más llamativos del disco es este “Thank You” en el que la artista y su banda repasan algunas de las canciones que dejaron huella musical a través de un “casi mash up” donde la letra se compone en base a grandes títulos de historia musical como Purple Rain, Sittin’ on the dock of the bay, September, Like a Virgin…  El trabajo continúa con “Eu non sei”, rescatando las enseñanzas de Sócrates, al que le hubiera encantado este corte para ilustrar sus enseñanzas en la vieja Atenas.
.

El trabajo acaba con el single que comparte nombre con el disco “Ten Soul” que no deja de ser un desgrane de lo que nos podemos encontrar dentro. Un repaso a las diez almas que forman un trabajo diferente, interesante, atractivo y realizado con mucho mimo en todas sus facetas. Un excelente punto de partida para Ángeles Dorrio como solista.

Añadir me queda, que algunos de los temas que pude escuchar en directo han madurado e incluso suenan mejor que el disco, que la banda en formato reducido llena de sonido el ambiente y que Ángeles tiene potencia y control de sobra para atraer al público y hacerles participar de su espectáculo. Menudos lujos que nos trae el verano en Galicia.

AÑADIR COMENTARIO