Eterno maldito, eterno rock. En memoria.

Eterno maldito, eterno rock. En memoria.

, 20 de mayo de 2017

Acabo de terminar un trabajo sobre la memoria y la identidad. Ahora un profesor valorará si merezco una nota o no. Hablo de recuerdos como parte  de nuestro ser. Somos moral, espiritualidad, voluntad pero también recuerdos. Nos hemos ido construyendo a nosotros mismos con o sin ayuda del mundo. Hemos vivido momentos violentos, turbios. Nos han puesto en nuestro lugar extraños, y extraños lugares nos han transformado.


Pensando en ello recuerdo a la figura de otro ilustre que nos abandonó el pasado 18 de mayo. Chris Cornell. Para muchos un desconocido, otro niño mimado del producto “Grunge”, el autor de temas con Timbaland. Cosas parecidas he leído en estos días negros.

Es imposible abstraerse cuando ocurre una pérdida de este calibre. Convertirnos en un “Al rojo vivo” de la música sin tener en cuenta que no somos ni siquiera conocidos de la tercera línea de consanguinidad. Somos fans o trolls. De la verdad conocemos lo mismo que viene a ser lo más parecido al cero absoluto.

Podríamos entrar en estos “discoloquios”. Por mi parte prefiero centrarme en lo que en vida tanto nos alimentó. La música.

Chris Cornell es (presente) mientras mi memoria no me falle, parte de mi vida, de mis miserias y bondades. Fue la voz con la que muchos de mi generación llenábamos las tardes de obsolescencia programada descubriendo la existencia de otros ombligos, de otras sensibilidades. Chris Cornell sabía esconder y sublimar los sentimientos sin que un adolescente rebelde por principios sintiera vergüenza a cantarlos como propios. Cantó al amor y al odio como si de amigos se tratasen. Nos hizo sentir la rabia de un mundo injusto por sistema a miles de kilómetros de distancia. Conectó como pocos, fuera de modas y prensas varias, haciendo de su música un ejemplo de cómo lograr la eternidad con  tan solo 23 años.

No soy fanático de nada ni nadie. Es muy fácil caer en la desilusión, sin embargo la obra de este artista no tiene trampa ni cartón. Ya antes del famoso Superunknown nos llenó las noches gallegas con temas como I awake, Gun u All your lies sin olvidarnos de Holy water entre otras.

Le cantó como nadie a la luna en Birth ritual o nos hizo gritar con los brazos en cruz en Jesus Christ Pose. La verdad para mi, pasa por escribir estas palabras en memoria de un gran artista sin el carisma de Bowie o Mercury cierto. Sin embargo fue una influencia clara en mi vida como músico, en las composiciones de los grupos en los que participé o participo. Me enseñó a escribir canciones. Él mismo en una entrevista en 2012 dijo para la BBC que “Soundgarden era la banda soñada que tuvieron que inventarse”.

soundgarden-1994

No me queda más que darle las gracias (con cierto enfado) ya que me consta que somos varios los gallegos que al igual que él, nos inventamos una banda de rock para disfrutar.  Su voz, destrozaba cualquier atisbo de desesperanza. Era tal su capacidad que la tristeza sonaba acogedora en sus manos. Una gran pérdida. Nuestro más sincero pésame a su familia, amigos y seguidores. DEP.

Un Comentariospor ahora:

  1. Qué grande!! Innegable aportación a la música

AÑADIR COMENTARIO